Actividad física y el ciclo menstrual, ¿Son compatibles?

Si eres una mujer a la que le gusta llevar un ritmo de vida activo, probablemente pases por un problema cada mes al tener que decidir si entrenar o no durante la menstruación. Por ese motivo, hoy veremos algunos consejos a tener en cuenta.

Lo primero es que para minimizar la incomodidad se debe aprender a reconocer los mensajes que brinda nuestro cuerpo, por ejemplo: Si durante el primer día notamos que nos sentimos muy agotadas, se puede descansar sin ningún problema.

Es importante tener en cuenta que hacer deporte es algo bueno incluso durante la menstruación, debido a que se ha demostrado científicamente que puede reducir los síntomas más desagradables.

Ejercítate si sufres del síndrome premenstrual.

Si tu principal problema está relacionado con los síntomas psicológicos, hacer deporte es una alternativa natural muy útil para contrarrestar este síndrome irritable y molesto.

De hecho, cuando se hacen aeróbicos, se corre o sales en bicicleta, el cerebro produce endorfinas, reconocidas por ser responsables del buen humor. Los deportistas y los atletas son conocedores de estos efectos positivos al hacer actividad física, por lo que acostumbran mantenerse activos para sacar el máximo provecho al momento de competir.

Hacer deporte cuando se tiene un flujo doloroso.

Si tu flujo es extremadamente doloroso, quizá sepas que aplicar calor sobre el vientre ayuda a calmar ese dolor, esto es así porque relaja los músculos abdominales y reduce la probabilidad de calambres.

Este es el resultado que se obtiene al hacer ejercicio, los músculos se calientan y estiran, siendo así un método para tratar el dolor. No se trata de algo necesario, pero puedes intentarlo para comprobar cómo te sientan los resultados.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Los efectos del deporte sobre la menstruación.

Una mujer que tenga un ciclo regular sin muchos problemas, puede llevar a cabo un entrenamiento aeróbico normal sin tener ninguna o casi ninguna complicación, obteniendo muchos beneficios físicos y mentales de la rutina. Los estudios científicos demuestran que llevar a cabo un entrenamiento aeróbico sin mucha complejidad representa un claro beneficio para regular el flujo y los síntomas.

Hay algunos ejercicios que han demostrado ser útiles para tratar los síntomas de la menstruación en general:

Ciclismo: Si eres de las que piensa que sentarse en la silla de la bicicleta puede aumentar la sensación de incomodidad, debes saber que se trata justamente de lo contrario. Aun así, siempre se recomienda llevar el protector más largo y voluminoso con el que se cuente para que actúe como cojín, por lo que toma el papel de recurso proyector que ayuda a soportar cualquier situación imprevista. Mientras se pedalea, se producen endorfinas, las cuales disminuyen la sensación de dolor, regula la retención de líquidos y se cambia el estado de animo en caso de tener un mal día.

Yoga: Hay posiciones de yoga que son consideradas analgésicos naturales, entre las más recomendadas se encuentra la posición de la cobra: consiste en colocarse boca abajo, con ambas piernas juntas y los brazos doblados para que las palmas de las manos se encuentren a la altura del pecho. Aplicando un movimiento lento, se levanta la cabeza y el torso hasta la cintura de forma que la parte inferior de abdomen se mantenga adherida al suelo y se mantiene de esa forma durante algunos segundos para luego regresar a la posición inicial. Se ha demostrado que la posición de la cobra puede tratar los cólicos menstruales y la sensación de hinchazón.

Caminar rápido o trote: Son ejercicios ligeros que tienen un efecto cardiotónico y estimulante para la circulación.

Natación: El agua es una sustancia que brinda una sensación de relajación, nadar ayuda a sentirse ligero y cómodo. Para nada durante los días de sangrado, se puede usar una almohadilla protectora sin tener mayor problema ni detener el flujo regular durante los días faltantes.