Salud

Acupuntura: tratamiento para el estrés

Desafortunadamente, el estrés es una parte integral de nuestras vidas. Es bien sabido que un alto y prolongado nivel de estrés puede tener un impacto negativo en nuestra salud. Las técnicas de acupuntura pueden ayudar a reducir los impactos negativos del estrés en el cuerpo humano.

Ya sea física o psicológicamente, el cuerpo humano envía señales obvias cuando se somete a una fuente de estrés. Un acontecimiento estresante genera un aumento en los niveles de adrenalina. Si la causa no se elimina, pueden ocurrir varias molestias: dolor en la espalda, ansiedad, dolor de cabeza, angustia o incluso mareos. El estrés de forma prolongada puede incluso llevar a la persona a la depresión.

Estrés y acupuntura

Para protegerse del estrés, el cuerpo se contrae, dando lugar a la aparición de un dolor más o menos intenso. La tensión o contracción de los músculos provoca una alteración en el sistema circulatorio causando un trastorno en la distribución del flujo de energía en todo el cuerpo.

Luego, se forma un bloqueo en uno o más lugares y es cuando el dolor se manifiesta. Las técnicas de acupuntura pueden liberar al cuerpo de estas tensiones y lograr una buena circulación sanguínea. Al recibir el tratamiento de acupuntura, la persona se va a sentir más relajada, va a dormir mejor, su respiración será más pausada, mejorará la fatiga, recuperará el pulso normal y su corazón no estará agitado, permitiendo al cuerpo recuperar su energía y bienestar.

Técnicas que disminuyen los efectos del estrés.

La acupuntura es una práctica milenaria procedente de la medicina tradicional china basada en el concepto de unidad entre el cuerpo y la mente, una teoría que reconoce que el cuerpo y la mente están estrechamente vinculados.

El cuerpo humano tiene puntos específicos y estratégicos que responden a ciertos estímulos y sobre los cuales fluye la energía. El acupunturista aplica agujas previamente esterilizadas en áreas estratégicas.

Antes de iniciar el tratamiento, el acupunturista realiza una consulta significativa del estilo de vida de su paciente a través de un cuestionario exhaustivo sobre todos los aspectos de la vida diaria: trabajo, relaciones sociales, sueño, nivel de ansiedad o cualquier otro problema existente.

Basándose en la información obtenida, el acupunturista tendrá una mejor comprensión del estado físico y mental de su paciente y de las molestias que siente en ese momento. El tratamiento con agujas permite que los vasos sanguíneos se dilaten y promuevan una buena circulación sanguínea y una distribución normal del flujo de energía.

La relajación se siente gradualmente y el cerebro libera endorfinas, hormonas necesarias para el bienestar. Este fenómeno también ocurre después de un entrenamiento. Las agujas se dejan colocadas durante un período de tiempo determinado por la intensidad del dolor o el nivel de estrés del paciente.

El tratamiento se adaptará a cada paciente, ya que los efectos del estrés difieren de persona a persona. La fatiga puede aparecer después del tratamiento de acupuntura, pero es solo temporal y eventualmente dará paso a una gran relajación y una sensación de bienestar que reduce en gran medida el estado de estrés de la persona.

En este sentido, los expertos aconsejan tener mucho cuidado y ponerse siempre en manos de profesionales sanitarios, que tengan una formación adecuada en acupuntura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.