LifeStyle

Dile adiós al mal olor en tu ropa con estos sencillos trucos

Es posible que hayas notado que, a pesar de que la lavadora se ha limpiado a fondo, incluso por dentro, la ropa no huele tan bien después del lavado. Una de las principales causas de los malos olores de la ropa en estos casos puede no estar relacionada con la higiene y los hábitos del aparato, sino con el estado de los tejidos.

Las partículas y los residuos pueden acumularse en las fibras de la ropa, provocando un olor desagradable aunque la ropa esté recién lavada. ¿Cómo se puede resolver este desagradable problema? La solución no es decir adiós a tu ropa favorita, sino actuar directamente sobre las fibras de la ropa para eliminar las moléculas que causan el mal olor.

Sal y aceites esenciales

Uno de los trucos más efectivos para las prendas que tienen mal olor es el uso de la sal y los aceites esenciales combinados. A pesar de que es una combinación poco conocida, son grandes aliados capaces de eliminar cualquier mal olor de la ropa, sobre todo el de la humedad.

Utilizarlo es muy fácil: solo debes mezclar 10 gr de sal en un litro de agua y agregar 10 gotas del aceite esencial de tu preferencia. A continuación, mezcla todo hasta obtener una consistencia homogénea y luego introduce la solución en la lavadora.

Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

Otro remedio que ayuda a combatir el mal olor de la ropa es el vinagre blanco mezclado con el bicarbonato de sodio. En este caso, lo primero que debes hacer es verter el bicarbonato de sodio en el compartimento de tu lavadora y comenzar el lavado. Una vez haya terminado el primer ciclo de lavado, vuelve a poner en marcha el electrodoméstico, pero esta vez agregando el vinagre blanco. Al terminar el segundo lavado, el resultado será una colada súper fragante!

Amoniaco líquido

El amoniaco es un detergente muy efectivo para eliminar cualquier tipo de bacterias, hongos y malos olores provocados por la humedad. Puedes agregar un chorrito de amoniaco perfumado en cada lavado para deshacerte de todos los malos olores de tu ropa. Sin embargo, ten cuidado, ya que se trata de un agente detergente muy fuerte. Puedes usarlo en prendas blancas que admitan altas temperaturas de lavado, pero jamás lo combines con otros blanqueadores y utiliza siempre la cantidad que aconseja el fabricante.

Limón y sal

Nuestra ultima recomendación es la mezcla de limón y sal. Para usarlo, solo debes mezclar el jugo de un limón con 2 cucharadas de sal, el resultado que obtendrás será una mezcla pastosa que se debe aplicar en la zona en donde se encuentre el desagradable aroma en la ropa. Luego, introduce la prenda en la lavadora y comienza a lavar con normalidad. El resultado será una ropa super limpia y olorosa.

Síguenos en Google Noticias