Cocina y recetas

Albahaca: trucos para que siempre esté verde y fresca

La albahaca es una de las plantas aromáticas más utilizadas por todos en la cocina, especialmente para la preparación de platillos durante el verano, cuando el aire se llena de sabores y colores muy diferentes. Aun así, estamos seguros de que a todos nos gustaría disfrutar del sabor de la albahaca también en los meses de invierno, pero ¿Cómo podemos conservar la albahaca para utilizarla en cualquier momento? Lo cierto es que existen varias alternativas para mantenerla en buen estado y mantener su hermoso color verde para que, incluso en los días más fríos del invierno, podamos disfrutar de un buen plato de espaguetis con tomate y albahaca. Vamos a ver cuáles son las mejores formas de mantener a esta planta en óptimas condiciones de forma sencilla.

Congela la albahaca para mantenerla.

Esta es una de las alternativas más usadas en los restaurantes para conservar la albahaca. Lo primero que se debe hacer es lavar todas las hojas y secarlas bien, luego dejarlas en un recipiente cerrado para luego meterlas en el congelador. Cuando necesites usar la albahaca, solo tienes que tomar la cantidad de hojas necesarias y añadirlas en tu receta. No tienes que preocuparte si las hojas se desmenuzan, ya que el sabor y el color permanecerán intactos como si se tratara de hojas recién recogidas. En caso de que tengas que congelar muchas hojas, te recomendamos que las laves bien y las seques para luego licuarlas en una batidora hasta lograr una consistencia casi cremosa, también puedes agregar un chorrito de aceite. Por último, toma un recipiente para hacer hielo y llena todas las casillas con la albahaca y congela, cuando necesites usarla solo toma los cubos que necesites para tu comida.

Guarda la albahaca en sal.

Esta es la forma más usada por las abuelas para conservar la planta. Igual que con el truco anterior, primero debes lavar y secar las hojas de albahaca para luego ponerlas en recipientes de vidrio e ir alternando entre una capa de hojas y una capa de sal (muchos utilizan sal gruesa para obtener mejores resultados), después aplana todo usando una cuchara y cubre todo con aceite hasta el borde, por último, solo cierra bien el frasco. De esta forma puedes guardar la albahaca durante dos meses, solo recuerda no salar demasiado los alimentos si vas a utilizarla.

Conserva la albahaca en aceite.

Tienes que lavar y poner a secar las hojas de albahaca durante la noche y esterilizar bien los tarros de cristal y las tapas que vas a utilizar. Ubica bien las hojas dentro de los frascos y aplástalas usando una cuchara, luego cubre todo bien con aceite hasta que llegue al borde del frasco. Por último, cierra bien los contenedores, ten en cuenta que estos deben estar llenos de hojas de albahaca antes de cubrirlos con el aceite o no durarán mucho tiempo.

Estos tres trucos son útiles y efectivos para conservar esta planta, por lo que te invitamos a probarlos todos y disfrutar de la albahaca durante todo el año.

Publicaciones relacionadas