Alergia a los gatos: síntomas y cómo reconocerla

Los gatos y los perros son los animales que más causan alergias en las personas que conviven con ellos. Pero hoy en día son más las familias que tienen estas mascotas es su hogar, debido a que los gatos se han convertido en excelentes compañeros de vida.

La alergia a los gatos es muy habitual y causa la llamada rinitis alérgica de nariz y garganta. Los síntomas de esta alergia a los felinos en ocasiones no se manifiesta inmediatamente, sino después de un largo tiempo de convivencia con ellos.

¿Cuáles son exactamente los síntomas?

Este tipo de alergia se evidencia mayormente en el sistema respiratorio. Sus síntomas más frecuentes son: asma bronquial, secreción nasal, sensación de fatiga, tos seca persistente, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos. La piel también se ve afectada debido a las molestias como la urticaria, la cual ocasiona problemas de picor continuo y manchas tanto en la cara, cuello y pecho.

Desafortunadamente aun no existe una vacuna que pueda solucionar esta afección. Por lo tanto, lo mejor es acudir al alergólogo quien le formulará una terapia basada en corticosteroides o antihistamínicos. Si por alguna razón no puedes ingerir medicamentos, elige tratamientos naturales como los productos homeopáticos o los suplementos y remedios herbales.

¿Qué causa esta alergia?

En realidad, lo que origina la alergia es exactamente un alérgeno denominado FELd1, que se producen en las glándulas sebáceas del gato y en su saliva. Por lo tanto, lo podemos hallar en el cabello del felino y se libera por todo el ambiente en el que se encuentre, aunque tratemos en lo posible de mantener una limpieza adecuada.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Siendo así, lo que puede transformar a nuestro amigo felino en una molesta rinitis alérgica es igualmente un receptor llamado TLR4 que lo podemos encontrar presente en la superficie de nuestras células. Para lograr activar realmente esta molécula es la proteína FELd1, quien es la que ocasiona verdaderamente la reacción alérgica.

Se debe entender entonces, que no se trata de una alergia al gato o al pelo del gato, sino sencillamente una reacción de nuestro sistema inmunológico hacia el alérgeno.

¿Cómo debemos tratarla?

Necesariamente no debemos evitar el contacto con nuestros gatos o incluso renunciar a tenerlos. Las mayores recomendaciones tienen que ver con las debidas precauciones tanto para el gato como para el lugar en el que vivimos.

Se aconseja utilizar la aspiradora con frecuencia, de tal forma que se tengan todas las superficies limpias, y mientras lo haces puedes usar máscaras especiales para quitar el polvo. Lava tus manos luego de haber estado en contacto con el gato. En lo posible elige muebles y alfombras que se puedan limpiar con facilidad, frecuentemente y a altas temperaturas. Puedes instalar un purificador de aire para desinfectar el ambiente.