Alergia en Otoño y consejos para evitarla

Las llamadas alergias otoñales pueden variar dependiendo del lugar donde vivas. Existen zonas en las que se destacan algunos tipos de plantas que producen estas alergias, como el polen de la parietaria, moho de la alternaria y el polen de ambrosía. Las plantas herbáceas, que normalmente predominan en la primavera, también las podemos encontrar en otoño, aunque en menor cantidad.

Los ácaros están presente siempre en todas las estaciones durante todo año, pero en otoño aumentan abundantemente. Con relación a las frutas y alimentos típicos de esta época del año, existen algunas que provocan intolerancia y reacciones alérgicas. Estos comprenden algunos frutos secos como: almendras, cacahuetes, nueces y avellanas. También incluyen frutas como: uvas, caquis, castañas, higos y kiwis, que son típicos de esta estación del año y pueden ocasionar algunas reacciones alérgicas en ciertas personas.

¿Cómo se manifiestan?

Se pueden manifestar de manera muy liviana, pero a veces, pueden ocasionar problemas graves que deben tratarse con mucho cuidado según las indicaciones del médico.

Este tipo de alergias que se producen en esta época del año, pueden provocar ardor en los ojos, secreción nasal, dolor de cabeza, y en casos graves se presentan problemas de asma y dificultad para respirar.

¿Cómo se pueden curar este tipo de alergias?

Evidentemente, es algo que no siempre es posible, pero la mejor forma de manejar este tipo de alergias es tratando de evitar que sucedan.

Por lo tanto, lo mejor es pedir ayuda a su médico para saber como comportarse en esta época del año. Normalmente, se recomienda hacerse lavados nasales una o dos veces al día, utilizando una solución salina para eliminar los agentes alérgenos como el polen de las fosas nasales.

Cuando se produzcan ataques fuertes, se aconseja usar algunos medicamentos que son adecuados para aliviar los síntomas de forma efectiva. Entre ellos se encuentran los antihistamínicos, quienes pueden aliviar los estornudos, el picor y otros síntomas producidos por la alergia. Además, son muy efectivas las cortisonas para el asma, y para la conjuntivitis lo mejor son los colirios específicos para ello y los broncodilatadores. Se debe tener especial cuidado con los descongestionantes, ya que son poco eficientes y pueden producir algunos efectos secundarios.

Prevención de las alergias

Para las enfermedades alérgicas lo más importante es la prevención. Se debe iniciar con la eliminación del factor alérgeno cuando se trata de ácaros o de algunos alimentos específicos. Desde luego, prevenirlos no siempre es posible, como en el caso de los que son alérgicos al polen.

Se puede utilizar vacunas específicas en algunas circunstancias, las cuales contienen dosis de alérgenos para producir inmunidad a este. El tipo de vacuna más eficiente contra la alergia es el de avispas y abejas.