Actualidad

Alerta climática: una base militar secreta de la Guerra Fría da pistas sobre un problema urgente para los próximos 50 años

Sin duda parece una escena de una superproducción de Hollywood, pero es completamente real. Una base militar secreta del Ártico ha dado señales de que el mundo se encuentra en grave peligro. La advertencia proviene de resultados científicos contundentes sobre el calentamiento global.

Todo comienza con el análisis de los núcleos de hielo tomados en la década de 1960 en una base construida bajo el hielo de Groenlandia por el ejército estadounidense. Los geólogos han creado alarma al llegar a la conclusión de que la capa de hielo de Groenlandia podría derretirse más rápido de lo previsto. Si esta capa de hielo desapareciera, muchas ciudades del mundo podrían quedar completamente bajo el agua.

Estos hallazgos, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, enseñan como las plantas y los fósiles encontrados en sedimentos a casi un kilómetro bajo el hielo, indican que toda la capa de hielo de Groenlandia desapareció durante un periodo cálido en el último millón de años. Con el aumento de la temperatura global de los últimos años, este tipo de descubrimiento es preocupante.

Andrew Christ, becario postdoctoral de la Universidad de Vermont (UVM) y autor principal del estudio dice: «Nuestra investigación ha comprobado que Groenlandia es mucho más sensible al calentamiento global de lo que habíamos imaginado. Ya hemos comprobado que el calentamiento desmedido del planeta está superando con creces el ritmo natural debido a la intervención humana».

Los núcleos de hielo del estudio se obtuvieron en la década de 1960 en una llamada «ciudad de hielo» de la época de la Guerra Fría, en el noroeste de Groenlandia. Este operativo fue hecho en 1959 y llamado “Camp Century”, siendo la pieza central del Proyecto “Gusano de Hielo”, un complejo de túneles planeado para abarcar 3.000 km de longitud, en el que se esconderían 600 misiles nucleares cerca de la Unión Soviética. El Proyecto nunca fue completado, pero medio siglo después, los núcleos más profundos tomados en los estudios geológicos fueron descubiertos en un congelador en Dinamarca.

Andrew Christ contó el momento en que encontró el material vegetal clave para el descubrimiento: «Estábamos en el laboratorio cuando ocurrió, fue uno de esos momentos sorpresa que yo consideraba que solo sucedían en cuentos de hadas o películas de Hollywood. Es la jornada científica más emocionante que he tenido en mi vida».

La entrevista continúa: «Enseguida nos percatamos de que ese suelo era rico en información valiosa sobre la historia climática de Groenlandia. La presencia de material vegetal significa que el hielo debió haberse derretido para dar paso al crecimiento de plantas. Esto nos permite decir que cuando estas plantas de la tundra estaban vivas, la capa de hielo era más pequeña y el nivel del mar era más alto».

Los resultados refuerzan las conclusiones de otro estudio similar realizado sobre el lecho rocoso bajo el centro de Groenlandia. Esto es importante, ya que durante esa época el clima de la Tierra no era mucho más cálido que el actual, pero el índice de CO₂ en la atmósfera nunca alcanzó niveles tan altos como los actuales.

Tras un primer análisis de los núcleos, Paul Bierman afirma: «Debemos esperar que esta tierra haya estado cubierta durante dos o tres millones de años. Si esta primera aparición es cierta, será muy mala noticia. La futura pérdida de hielo de Groenlandia no es inevitable, pero si los seres humanos actúan con rapidez y reducen las emisiones de carbono, se podrían evitar varios metros de subida del nivel del mar».

Cuando se publicó toda la investigación, Paul Bierman habló claramente sobre la amenaza que revelaba el descubrimiento: «No se trata de un problema que vaya a preocupar a generaciones lejanas o futuras, es un problema urgente para los próximos 50 años. Groenlandia puede parecer algo alejada, pero puede derretirse rápidamente y generar la desaparición de Nueva York, Miami, Dhaka o cualquier ciudad importante cercana al mar».

Sin embargo, Christ subrayó que, a diferencia de cualquier otro periodo de la historia, los seres humanos tienen ahora mucha más conciencia sobre la gravedad del calentamiento global y el cuidado del planeta.