LifeStyle

Alerta: las últimas fotos demuestran que la capa de hielo de la Antártida es la más pequeña que hemos tenido en los últimos 44 años

Desde hace tiempo se ha venido hablando del aumento de la temperatura media del planeta, de cómo transcurre el deshielo y como está sucediendo el cambio climático. Los datos recolectados y sus conclusiones a menudo causan mucha decepción y desasosiego, especialmente porque el tiempo está pasando y el proceso se acelera cada vez más, pronosticando el peor de los escenarios.

Este 2022 hemos estado batiendo algunos tristes récords relacionados con el cambio climático. El mes de julio ha sido uno de los tres meses más cálidos registrados en los últimos años, y que la capa de hielo de la Antártida se está derritiendo con más rapidez de la que se había estimado.

La capa de hielo de la Antártida ha alcanzado su menor superficie registrada por los satélites en 44 años de estudios. Esto es lo que dice Copernicus, el servicio europeo de cambio climático.

La capa de hielo del Ártico y del Antártico se derrite de forma natural durante el verano antes de volver a formarse con la llegada del invierno. Sin embargo, el deshielo en Groenlandia y el Ártico es más rápido a largo plazo, mientras que aumenta ligeramente en el Antártico.

La capa de hielo de la Antártida se vuelve a formar en julio porque es invierno en el hemisferio sur, pero según los resultados recogidos por Copernicus, la capa de hielo de esta zona se ha reformado en una media de 15,3 millones de kilómetros cuadrados. Esto supone un 7% menos que en el periodo comprendido entre los años de 1991 y 2020.

Esto dicen los datos alarmantes entregados por los científicos en sus últimos informes sobre la Antártida

Durante el pasado mes de febrero, al final del verano austral, la capa de hielo de la Antártida se encontraba en su nivel más bajo desde que se tienen registros. De hecho, de las tres décadas de registros de hielo marino entre 1981 y 2010, el informe de este año es un 30% menor que la media. Esto está muy por debajo de lo que se estima durante las estaciones.

En el Ártico la situación no mejora, ya que el nivel de su capa de hielo se situó en julio un 4% por debajo de la media, mientras que su extensión era aún mayor el año anterior. Este tipo de cambios tiene a los científicos preocupados y centrando su atención a cómo se comporta en los meses que quedan del presente año.

Otro dato interesante a tener en cuenta es que, por desgracia, los últimos informes entregados por los investigadores especiales de la NASA han anunciado que todo parece indicar que hemos llegado a un punto en el que la situación de deshielo de la Antártida parece ser irreversible, y que a este paso y con los hábitos consumistas actuales solo podemos empeorar la rapidez en la que el deshielo sucede, por lo que se estima que tarde o temprano solo pueda suceder lo peor.

Síguenos en Google Noticias