LifeStyle

3 alimentos naturales que combaten eficazmente las infecciones

Los expertos señalan que cada vez más las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos, lo que dificulta mucho el control de las infecciones. Por esta razón, recientes estudios buscan “medicinas alternativas” en plantas y alimentos que sean más efectivas.

Desde que se descubrieron los antibióticos, estos han salvado millones de vidas en el mundo. Sin embargo, su abuso ha causado que se produzcan infecciones mucho más resistentes. De hecho, la OMS (Organización Mundial de la Salud) aseguró lo siguiente: “La resistencia de los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo en la actualidad”.

Dicha resistencia sucede cuando las bacterias mutan en respuesta al uso excesivo de las medicinas. El problema es grave porque existen infecciones que son cada vez más difíciles de controlar, como la neumonía y la septicemia, debido a que los antibióticos van perdiendo su efectividad. Por este motivo, muchos científicos están estudiando las capacidades de la “medicina alternativa”, como algunas plantas que han sido utilizadas en diversos lugares del mundo durante siglos.

Estos son los 3 poderosos antibióticos naturales que combaten las infecciones:

Ajo.

Este magnífico alimento es uno de los antibióticos naturales más poderosos y económicos que existen, pero debe consumirse crudo para garantizar su efectividad. De hecho, un estudio publicado en el Journal of Antimicrobial Chemotherapy, descubrió que un compuesto del ajo llamado sulfuro de dialilo, se introduce eficazmente en la capa protectora de colonias de bacterias llamadas Campylobacter. Este compuesto del ajo tiene la capacidad de disolver esa capa y destruye las bacterias.

Lo más interesante es que la bacteria Campylobacter es 1.000 veces más resistente a los antibióticos precisamente por esta capa protectora. No obstante, el ajo puede destruirla en mucho menos tiempo que la ciprofloxacina y la eritromicina. Asimismo, contiene otra amplia gama de componentes responsables de la acción antibacteriana.

Jengibre.

Es perfecto para combatir infecciones bacterianas, en especial las respiratorias y las periodontales. Se ha demostrado que esta planta es mucho más eficaz en el tratamiento de infecciones causadas por Staphylococcus aureus S. pyreus, que algunos antibióticos tradicionales. Esto lo pudo demostrar un estudio realizado en la Universidad de Gondar en Etiopía, en el que se demostró que el jengibre con miel es una mezcla excelente para inhibir el crecimiento de algunas de las bacterias más mortales que existen.

En realidad, cuando los investigadores del estudio compararon los resultados del jengibre con miel con los de la penicilina, amoxicilina y meticilina, hallaron que solo la amoxicilina tenía una eficiencia remotamente similar.

Miel.

Durante siglos, la miel se ha utilizado para tratar diversos problemas de salud e incluso para múltiples tratamientos estéticos, pero también es un gran antibiótico natural. Los científicos han encontrado que es una solución perfecta para combatir infecciones, puesto que dificulta que las bacterias desarrollen resistencia. De modo que, el efecto osmótico el cual es el resultado de la concentración de azúcar presente en la miel, extrae el agua de las células bacterianas, deshidratándolas y eliminándolas.

Lo más fascinante de la miel es que, a diferencia de los antibióticos convencionales, no va encaminada al proceso de crecimiento de las bacterias, razón por la cual no puede desarrollar resistencia.