Alimentos “poco saludables” que no son tan malos para nuestro organismo según los nutricionistas

Hay algunos alimentos que, pese a tener mala fama y ser considerados como “contaminantes”, no tienen que ser evitados a toda costa, ya que si su consumo no es exagerado, pueden llegar a contribuir a la buena salud de nuestro cuerpo y complementar la dieta.

Apegándose a las creencias populares, varias personas han sido condicionadas hacia el pensamiento de que algunos alimentos no son saludables y deben ser evitados para vivir mejor y por más tiempo. Esta creencia se ve especialmente en personas que siguen una dieta muy rigurosa y con alimentos prohibidos. Sin embargo, ninguna dieta debería ser totalmente restrictiva o tener que renunciar al consumo de un platillo o alimentos con el argumento de que sea destructivo para nuestro organismo.

Según un gran número de nutricionistas, algunos alimentos con mala reputación, se han ganado ese mal concepto debido a su consumo excesivo, pero si se consumen con moderación, pueden hacer parte de nuestra dieta regular y ser beneficiosos para nuestro cuerpo. Por eso, hoy veremos algunos populares por ser «no saludables» que esconden inesperados beneficios.

  1. Aceite de cocina.

Aunque no lo creas, el aceite es en realidad un buen tipo de grasa que puede traer beneficios si se consume. Por supuesto, se debe tener en cuenta la cantidad de aceite empleada para los alimentos, ya que algunos aceites son mejores que otros en cuanto al tipo de grasa del que están hechos y el nivel de procesamiento requerido para obtenerlo.

Los aceites recomendados por los nutricionistas son el aceite de oliva, el aceite de linaza o de aguacate. Según John Fawkes, nutricionista certificado de Precision Nutrition: «Cada uno de estos aceites es rico en ácidos grasos monoinsaturados saludables para el corazón y con un bajo contenido de grasas poliinsaturadas, además de que generalmente están disponibles en variedades prensadas en frío que no reducen los compuestos beneficiosos después de la exposición al calor».

  1. Pizza

Es cierto que muchos tipos de pizza están muy lejos de ser saludables, pero siempre hay excepciones. ¿Cómo podemos hacer que la pizza sea más saludable y ligera? Es importante cocinarla con una corteza fina, acompañada de muchas verduras y queso bajo en grasa. Ten en cuenta que alimentos como los tomates proporcionan vitaminas A y C, además de potasio, fósforo, ácido fólico, betacaroteno y otros beneficios.

  1. Carne roja.

La carne roja no es un alimento perfecto, pero tampoco es algo que deba evitarse todo el tiempo. Según dice el Dr. Alex Schwartz, científico de nutrición de Precision Nutrition: «Las carnes rojas se han visto asociadas a menudo con el riesgo de padecer enfermedades coronarias, pero, un estudio realizado años atrás indicó que el riesgo puede variar según el procesamiento, en especial con la cantidad de sodio presente en la carne procesada como salchichas, tocino y/o cortes. La carne roja es una alta fuente de proteínas y contiene grandes dosis de hierro y vitamina B12».

  1. Pan blanco.

Muchas personas evitan completamente comer pan blanco por sus supuestos efectos negativos «El típico pan blanco de una tienda de comestibles no presenta ningún tipo de beneficio nutricional porque su preparación implica el uso de harina blanca, la cual solo se usa en el endospermo del trigo. La única alternativa viable es hacer el pan directamente en casa. De esta forma se pueden controlar los ingredientes y se disminuye la preocupación por los aditivos que las compañías usan para aumentar la vida útil o crear una textura suave», explica el Dr. Schwartz.

  1. Palomitas de maíz.

“Contrario a la creencia popular, las palomitas de maíz son un bocadillo con alto contenido de fibra que a menudo muchos evitan consumir.», asegura la dietista Claudia Hleap. «Las palomitas de maíz son un grano entero, lo que las convierte en una excelente fuente de fibra. Además, están llenas de aire rápido, lo que quiere decir que son menos densas en calorías que muchas otras opciones similares».

  1. Chocolate

El chocolate puede ser un alimento muy saludable, pero solo si se consume el tipo de chocolate adecuado. El chocolate negro, con un contenido de cacao de más del 70% contiene probióticos que ayudan a reducir los índices de colesterol. Además, es rico en polifenoles, tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que combaten los radicales libres que pueden causar enfermedades.

  1. Alitas de pollo.

Claro que se puede convertir a la comida basura en un delicioso plato rico en proteínas, las alitas de pollo son el plato perfecto para esto. Para cocinarlas de manera saludable, lo primero a tener en cuenta es que no se deben usar condimentos caseros ni azúcar, y es mejor asarlos o freírlos con una freidora de aire para reducir la cantidad de grasa que se va a consumir.