Alimentos que ayudan a combatir el estrés causado por el Coronavirus

Alimentos que ayudan a combatir el estrés: La alimentación como arma para regular la ansiedad. Todos los consejos de los expertos.

En estas semanas parece imposible escapar del tema protagonista, el Coronavirus, ese virus con corona que de la realeza no tiene nada. El problema es que en este clima es difícil animarse y tal vez la tentación es lanzarse a la comida, mejor si es dulce y sabrosa.

Hay muchos trucos que se pueden tener en cuenta en esta época de emergencia sanitaria, para regular el estrés y la ansiedad a través de un arma poderosa: la alimentación. Varios expertos están convencidos de ello, y se centran en cómo evitar el colapso de nuestro sistema inmunológico, cuyo equilibrio puede estar ya comprometido por un sistema y un estilo de vida incorrectos.

Hay una cadena de reacciones que se producen cuando estamos sometidos a estrés, una de ellas es que se nos induce a «alimentarnos rápida e inconscientemente, hasta llegar a un desequilibrio intestinal acentuado por la caseína (productos lácteos), el gluten (harina), el azúcar y la sal, por lo que nuestro sistema inmunológico corre el riesgo de enloquecer incluso frente a un resfriado común.

Debido al estrés, se produce más cortisol, una hormona que predispone al hambre y a la ansiedad. Un estudio de la Universidad de Georgetown en Washington mostró que «los individuos estresados comen más y también son más propensos a la comida chatarra y especialmente asimilan aproximadamente el doble de calorías, por lo que tienden a ganar más peso que los demás». La cintura es lo que más aumenta, por lo que es peligroso para la hipertensión, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

¿Qué pasa si a menudo empezamos a comer dulces, chocolate, pizza, patatas fritas, salchichas y alimentos grasos en general?

Estos alimentos aparentemente calman el cerebro, el cuerpo reacciona aumentando el estrés psicofísico y, al tener en su mayoría un alto índice glucémico, desencadenan una espiral negativa: aumentan la insulina, incrementando los niveles de cortisol, y por lo tanto el estrés; promueven la resistencia a la insulina, facilitando el sobrepeso (que por lo general no te hace feliz); además, las fluctuaciones glucémicas tienen efectos sobre los cambios de humor.

Alimentos que ayudan a combatir el estrés

Se debe tener una alimentación rica en vegetales y frutas de muchos tipos y colores. «La vitamina A, rica en betacaroteno y licopeno (tomates, zanahorias, pimientos, calabaza, albaricoques, frutos rojos), la vitamina B (espinacas, brócoli, achicoria, escarola, lechuga, col), los alimentos con potasio son ideales contra el agotamiento, irritabilidad y confusión mental, mientras que la vitamina C (cítricos, fresas, kiwi, mango, papaya, pimientos, coliflores) tiende a agotarse en estados de estrés prolongado (como este período) y la ausencia de vitamina C nos predispone a las infecciones.

Elija granos enteros, especialmente el trigo sarraceno, la quinua, el amaranto, rico en magnesio que actúa contra la fatiga, el estrés, la depresión, el zinc (es un poderoso antioxidante) y el selenio que estimula el sistema inmunológico.

Las carnes blancas (obviamente no las de crianza intensiva con antibióticos) son ricas en triptófano, el precursor de la serotonina, la hormona del bienestar.

El pescado contribuye a un buen suministro de omega 3, que promueve la vitalidad del sistema nervioso central y actúa sobre otras dos hormonas de bienestar, la adrenalina y el cortisol, además de limpiar las arterias del colesterol.

¿Productos lácteos sí o no?

Si no hay intolerancias a la lactosa y la caseína, en una dieta antiestrés se recomendaría un yogur que con sus bacterias probióticas ayuda al intestino, un requesón bajo en grasa y posiblemente un queso parmesano o un queso parmesano de más de 24 meses, que ayuda a absorber la vitamina D y el calcio, útiles para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

¡No te olvides de tomar líquidos! No sólo agua, sino también extractos de vegetales (especialmente de hoja verde), jugo de limón con una pizca de bicarbonato de potasio.

También puedes leer: La cuarentena y la gran prueba que deben vivir las parejas