Alimentos que deben evitarse para mantener el hígado sano

Alimentos que deben evitarse para mantener el hígado sano. Sin sal y exceso de azúcar.

Alimentos que deben evitarse para mantener el hígado sano

El hígado es la glándula más grande del cuerpo. Realiza varias funciones importantes, entre ellas: sintetiza el colesterol y los triglicéridos, esenciales para la vida de las células y las fuentes de energía. Produce bilis que se utiliza para emulsionar las grasas haciéndolas absorbibles a nivel intestinal. Produce factores de coagulación. El depósito de vitamina B12, hierro y cobre, destruye las sustancias que ya no son necesarias. Forma la glucosa a través de la gluconeogénesis, que es esencial para nutrir las células. También es importante en el embarazo. Durante los tres primeros meses de gestación, produce glóbulos rojos en el feto, esperando que el desarrollo de la médula ósea sea completo. Sin embargo, para mantenerlo sano, deben evitarse ciertos alimentos.

Evitar el azúcar y los alimentos grasos

En primer lugar, comer demasiado pastel no es bueno para el hígado. El exceso de azúcar ralentiza el trabajo del hígado y se convierte en grasa. Si exageras, el hígado acumula demasiada grasa y esto podría convertirse en esteatosis hepática. También deben evitarse los alimentos grasos. Las papas fritas, hamburguesas, salsas picantes y grasosas no son una buena opción para mantener el hígado sano. Comer demasiados alimentos ricos en grasas saturadas puede hacer que el hígado trabaje más duro. El hígado puede inflamarse y esto puede causar una cicatrización del hígado, conocida como cirrosis hepática.

También hay que tener cuidado con la sal y el alcohol

La sal que se añade a los alimentos debe ser utilizada de la manera correcta. Una dieta rica en sodio puede conducir a la fibrosis hepática, que es la primera etapa de la cicatrización del hígado que causa la cirrosis. Si es posible, evita los alimentos demasiado salados como los embutidos y el salami. Elija verduras frescas en lugar de verduras enlatadas que se conservan con sal. El alcohol es el principal enemigo del hígado. Beber demasiado alcohol puede causar graves daños y puede conducir a la cirrosis. Evita beber demasiado alcohol y limítate a una copa de vino al día.

No a las meriendas y snacks empaquetados

Los alimentos envasados como snacks, patatas fritas o meriendas son ricos en azúcar, sal y grasa. Por lo tanto, deben evitarse. Es mejor preferir las frutas frescas o secas como las almendras o las nueces a los bocadillos. Esto beneficiará al hígado.

También puedes leer: Colesterol alto: aquí está la dieta a seguir para mantenerlo bajo control