Cocina, recetas y alimentos

Alimentos que debes consumir y evitar durante una ola de calor

El secreto durante los días de calor es mantener una buena hidratación e ingerir alimentos livianos y de fácil digestión. A continuación, te contamos cuáles son los alimentos que debes comer y beber, además de los que debes evitar.

La ola de calor está en su máximo nivel. Como es de esperarse, los termómetros superan los 40 grados, por lo que es importante seguir algunas recomendaciones. De hecho, las altas temperaturas, junto a un alto porcentaje de humedad y ausencia de viento, incrementa la aparición de una oleada de calor, situación que ocurre con mayor frecuencia en ambientes con temperaturas superiores a los 30° C.

De acuerdo con una investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), publicada en la revista Nature Communications, las muertes por enfermedades respiratorias ocasionadas por las temperaturas han pasado a producirse en mayor medida durante los meses en donde hace más calor, cuando antes se daban mayoritariamente en invierno. Otro estudio, el cual realizó la Universidad de Georgia, en EE. UU., afirma que los días en donde aumentan las temperaturas también aumenta la probabilidad de desarrollar algún problema de salud mental. Por otro lado, cuando hace mucho calor, hay que adecuar y adaptar la alimentación, no importa si son alimentos sólidos o líquidos, se deben tomar algunas medidas para combatir los efectos del clima y mantener a raya los efectos no deseados.

¿Qué debemos tomar?

Tal vez tengas la tentación de beber más líquidos durante las olas de calor, pero lo cierto es que no es una buena idea, ya que superar los 1,5 litros diarios recomendados puede ocasionar algunas complicaciones renales, sudoración excesiva o hiperhidrosis (estado en el que el cuerpo pierde demasiada agua).

¿Qué bebidas debemos evitar?

¿Quieres una cerveza bien fría para refrescarte en la terraza? Para nadie es un secreto que esto sí genera la sensación deseada, sin embargo, el alcohol que contiene esta bebida tiene un efecto diurético y aumenta el riesgo de sufrir un sofoco.

Asimismo, si continúas tomando refrescos o algún zumo de frutas, la cantidad excesiva de azúcar que estás bebidas contienen reducirán la capacidad que tiene el cuerpo para almacenar agua. ¿Y qué pasa con el té y café? Básicamente, el único líquido que te puede mantener verdaderamente hidratado es el agua. Claro está, si no agregas azúcares al zumo de las frutas, puede ayudarte a conservar tu cuerpo hidratado, pero no de la misma manera en como lo haría el agua sin alterar.

¿Cuáles son los alimentos sólidos que se recomienda consumir?

Lo importante es consumir preparaciones de fácil digestión y tan naturales como sea posible. Lo mejor es optar por el consumo de frutas y verduras, como la sandía y el melón, que contienen un nivel elevado de agua. También se recomiendan los frutos rojos, las espinacas, el pepino y la lechuga.

Quizás te sorprenda, pero también se recomienda tomar sopa. Gracias a su composición y temperatura, a nuestro organismo se le hace muy sencillo digerirlas, por lo que el cuerpo necesitará menos energía para descomponerla y nos ayudará a regular nuestra propia temperatura. Lo mismo sucede con las comidas picantes, las cuales al principio nos dan calor, pero gracias a ello luego nos sentimos más frescos.

¿Y cuáles deberíamos evitar?

Los alimentos que son muy ricos en proteínas son más difíciles de digerir. Por lo tanto, productos como la carne se deben consumir en menor cantidad durante una ola de calor. También tenemos que evitar el helado, el cual, a pesar de que suene como merienda ideal para enfriar el cuerpo, no causa los efectos deseados. Lo cierto es que el helado aumenta nuestra temperatura corporal y nos deshidrata debido a su alto contenido en azúcar.