LifeStyle

Alimentos que nunca deben congelarse porque podrían ser peligrosos para la salud

Muchos de los electrodomésticos que utilizamos a diario se han convertido en los grandes aliados de las familias modernas. Esto se debe a que fundamentalmente permiten reducir considerablemente el tiempo que se le dedica a las labores del hogar, y el tiempo es lo más preciado que tenemos todos.

Especialmente si hablamos del congelador, este nos permite reducir las visitas al supermercado, puesto que al congelar los alimentos se puede organizar todo fácilmente, de modo que solo se logre ir al supermercado una vez a la semana. Asimismo, el congelador ayuda a la reducción de desperdicios de alimentos gracias a la larga vida que permite.

Sin embargo, al igual que todos los demás electrodomésticos, el congelador no se puede utilizar en todas las situaciones. Aquí te mostramos los alimentos que nunca deben congelarse, dado que podrían volverse peligrosos para la salud.

Alimentos ya congelados: como todos saben, volver a congelar un alimento después de descongelarlo es extremadamente peligroso, debido a que aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria. En realidad, el paso de una temperatura a otra, podría favorecer el aumento de bacterias en los alimentos. En consecuencia, al comprar un producto debe estar seguro si es fresco o no.

Pescados no muy frescos: el pescado es un alimento considerablemente delicado que se daña con mucha facilidad. Esto lleva a una multiplicación de bacterias, parásitos y diversos microorganismos. Por tal razón, es necesario congelar el pescado solo si se encuentra muy fresco, preferiblemente el mismo día que es atrapado.

Alimentos ricos en agua o grasas: indudablemente, la presencia de estos dos elementos en algunos alimentos compromete de tal manera su conservación al alterar no solo su sabor y textura, sino también sus propiedades nutricionales. Esto puede causar deficiencias de vitaminas o nutrientes indispensables en la alimentación de cualquier persona. Por consiguiente, las verduras de hojas verdes, los tomates, las cebollas, los pepinos, y también la piña, la sandía y el melón, está prohibido congelarlos.

Los huevos: todas las salsas a base de huevo no se deben congelar por ningún motivo. Esto debido a que el huevo abierto para hacer dichas salsas podría esconder bacterias muy peligrosas. Por ello, lo mejor es consumir mayonesa, cremas, etc., siempre frescas. En cualquier caso, no se recomienda por nada del mundo congelar los huevos, ya que pierden su textura y sabor, al igual que sucede con muchos otros alimentos.

Publicaciones relacionadas