Salud

Alimentos quemados y cáncer: la relación real y a qué te arriesgas si los comes

Uno de los temas que ha surgido en la investigación sobre el cáncer es si los alimentos quemados pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Algunos estudios han encontrado una asociación entre el consumo regular de alimentos quemados y ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de colon, el cáncer de mama y el cáncer de estómago. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos estudios no demuestran una relación causal directa entre los alimentos quemados y el cáncer, sino que simplemente sugieren una posible asociación.

Sustancias químicas en los alimentos quemados

Cuando los alimentos se queman o se doran en exceso, se pueden formar sustancias químicas dañinas, como acrilamida, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y heterocíclicos aminas (HCA). Estas sustancias químicas pueden ser carcinógenas, lo que significa que tienen el potencial de causar cáncer en el cuerpo. Sin embargo, la cantidad de estas sustancias químicas en los alimentos quemados varía dependiendo de diversos factores, como el tipo de alimento, el método de cocción y la duración de la exposición al calor.

Cómo reducir el riesgo de cáncer relacionado con los alimentos quemados

Aunque la relación entre los alimentos quemados y el cáncer no está completamente establecida, es importante tomar medidas para reducir el riesgo.

Evita el exceso de cocción

Cocinar los alimentos a temperaturas más bajas y durante períodos de tiempo más cortos puede ayudar a minimizar la formación de acrilamida, HAP y HCA. Además, es importante evitar quemar los alimentos o permitir que se vuelvan demasiado dorados.

Utiliza métodos de cocción más saludables

Algunos métodos de cocción, como asar a la parrilla o freír a altas temperaturas, pueden aumentar la formación de sustancias químicas dañinas en los alimentos. Optar por métodos de cocción más saludables, como hervir, cocinar al vapor o hornear a temperaturas más bajas, puede ayudar a reducir la exposición a estas sustancias.

Marina antes de cocinar

Los marinados a base de hierbas, especias y vinagre pueden actuar como barreras protectoras, reduciendo la cantidad de acrilamida, HAP y HCA que se forman durante el proceso de cocción.

Limpia regularmente la parrilla

Si utiliza una parrilla para cocinar, es importante limpiarla regularmente para eliminar los residuos de alimentos quemados, debido a que esto puede ayudar a reducir la exposición a las sustancias químicas dañinas que se pueden transferir a los alimentos durante el proceso de cocción.

Varia la dieta

Una dieta equilibrada y variada es fundamental para reducir el riesgo de cáncer en general. Incorporar una amplia variedad de frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables en su dieta puede proporcionar los nutrientes y antioxidantes necesarios para proteger contra el cáncer y promover una buena salud en general.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira