Salud

Análisis de sangre que se deben realizar con regularidad para vigilar su salud

A medida que pasa el tiempo y se envejece, es cada vez más importante mantener controlada la salud. Hay algunos análisis de sangre que se recomienda hacer regularmente. Veamos juntos cuáles son.

Cuando estamos jóvenes, se suele restarle importancia a los chequeos médicos porque nos sentimos muy bien y estamos en buena forma. Al no sentir ningún tipo de dolor, tendemos a quitarle la importancia a las revisiones médicas, sobre todo cuando se trata de prevenir. Sin embargo, esto no lo podemos pasar por algo cuando envejecemos y tampoco deberíamos hacerlo estando jóvenes.

Es muy importante estar seguros de que todo está bien y que todo anda en orden, más aún cuando se realiza algún deporte o ejercicios con frecuencia, también cuando debemos afrontar alguna enfermedad o ciertos cambios físicos.

Análisis que se deben tener presentes.

Desde los controles de la presión arterial, hasta las pruebas de Papanicolaou para las mujeres, las mamografías e incluso los controles cardíacos. Además, por supuesto, hay que hacer exámenes en casos puntuales de actividad deportiva intensa, , entrada en momentos de la vida que traen consigo inevitables desequilibrios físicos, como el embarazo o la menopausia. A continuación, veamos juntos qué análisis de sangre se recomienda realizar de forma regular para un control constante de la salud, en función también del sexo, el estilo de vida y los hábitos alimentarios.

Control de la glicemia: se realiza con el fin de evaluar la funcionalidad del sistema endocrino por medio de la cuantificación de la glucosa que haya en la sangre.

El examen de la funcionalidad tiroidea es un chequeo esencial, dado el índice de los problemas, bastante altos, tiroideos en las mujeres. Este examen permite evaluar el estado de la glándula y, si es necesario, intervenir para tratarla. Se hace como un chequeo rutinario, y más en las mujeres que desean iniciar su proceso de embarazo.

Transaminasas: este examen se realiza para verificar la funcionalidad del hígado y del corazón.

Examen hemocromocitómico: este examen ayuda a conocer cuántos glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas tenemos. Se hace luego de cumplir los 40 años. No hay que subestimar la cantidad de grasa que podemos llegar a tener en el cuerpo, es por eso que es importante conocer el nivel de colesterol y triglicéridos. Estos chequeos se realizan cada 2 años.

Por último, estas evaluaciones no hay que realizarlas todos los años. Sin embargo, es mejor ser precavidos en vez de estar lamentándose por no haber detectado cierto problema a tiempo. Así que es mejor asegurarse de que todo está normal y que no hay nada de qué preocuparse.

Publicaciones relacionadas