Apnea del sueño: es culpa de una lengua » gorda».

Sería la grasa que se acumula en la lengua la principal responsable del síndrome de apnea del sueño, una condición que expone al riesgo de hipertensión, derrame cerebral, accidentes de tránsito. Afectados millones de españoles.

La pérdida de peso es el primer consejo que se da a quienes sufren de apnea del sueño, una condición caracterizada por prolongadas pausas respiratorias durante el sueño, que llevan al sujeto a despertarse con la impresión de asfixia. Esta condición, bastante frecuente, se asocia también a importantes fenómenos de ronquido y provoca una marcada somnolencia durante las horas del día, lo que aumenta el riesgo de accidentes de tráfico.

Quienes la padecen suelen presentar obesidad «truncada» (la «barriga»). Pero el problema, sugiere un estudio que acaba de ser publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, no está tanto en la barriga como en la lengua. De hecho, sería la grasa que se acumula a nivel de la lengua la que determinaría la ‘apnea’ durante el sueño. Los autores del estudio llegaron a esta conclusión examinando las resonancias magnéticas de las vías respiratorias superiores de los sujetos obesos; de esta manera encontraron que la reducción de la grasa a nivel de la lengua es un factor de primera importancia para reducir la gravedad de la apnea del sueño.

«Este descubrimiento – comenta Richard Schwab, profesor de medicina de la Universidad de Pensilvania y codirector del Penn Sleep Center (EE.UU.) – nos ha permitido identificar un nuevo objetivo de tratamiento para esta condición, nunca antes considerado: la grasa de la lengua».

Síndrome de apnea del sueño

El síndrome de apnea del sueño, del que se estima que sufren al menos millones de españoles, también aumenta el riesgo de hipertensión e infarto. Entre los factores de riesgo de esta condición, además de la obesidad, también hay condiciones anatómicas como el aumento del volumen de las amígdalas o una mandíbula escurridiza. El tratamiento consiste en el adelgazamiento y el uso de una mascarilla especial que «sopla» aire durante el sueño (la llamada CPAP, presión positiva continua de vía aérea).

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Pero la CPAP sólo funciona en 3 de cada 4 sujetos porque muchos pacientes no toleran el tratamiento. En algunos casos se requiere una intervención quirúrgica para «remodelar» el paladar, el tabique nasal o para extirpar las amígdalas. En resumen, el estudio que acaba de publicarse reveló que el verdadero factor que mejora el síndrome de apnea del sueño después de una pérdida de peso significativa, inducida por la dieta o la cirugía de la obesidad, es el ‘adelgazamiento’ de la lengua. La reducción de la grasa en el músculo pterigoide (un músculo de la mandíbula que controla la masticación) y la pared lateral de la faringe también reduce la apnea.

La investigación

Por lo tanto, los autores de la investigación han anunciado que ahora intentarán averiguar si algunas dietas son más eficaces que otras para «adelgazar» la lengua y también si la crioterapia (el «derretimiento» de la grasa mediante la aplicación local de frío, como se hace en el caso del vientre o las caderas) puede realizarse en la lengua. Otra línea de investigación consistirá en evaluar si las personas con una lengua grande y quizás «gorda» también sufren de apnea del sueño, aunque no sean obesas.

Mientras tanto, los investigadores recomiendan que todos los «roncadores» y todas las personas que sufren de apnea del sueño durante el día deben ser examinados para detectar la apnea del sueño, incluso si no pertenecen a las categorías consideradas clásicamente en riesgo, es decir, los obesos. «Los médicos de familia e incluso los dentistas deberían preguntar siempre a sus pacientes si roncan o sufren de somnolencia durante el día, incluso si están delgados, porque según los resultados de nuestras investigaciones, podrían estar en riesgo de padecer apnea del sueño».

También puedes leer: Dormir desnudo hace que pierdas peso y estimula las relaciones sexuales