Apnea del sueño: síntomas y cómo reconocerla

¿Por qué sufres de apnea del sueño? ¿Cuáles son las causas más comunes? Averigüémoslo juntos.

A menudo te despiertas por la mañana cansado y durante todo el día tienes a menudo una sensación de cansancio y falta de lucidez, ¿por qué? Una de las causas en las que deberías pensar es la apnea del sueño. Averigüemos qué es.

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño es una disfunción en la que se producen suspensiones de la respiración durante la noche que pueden durar varios segundos, pero que no se notan. En los adultos, las suspensiones respiratorias suelen estar condicionadas por obstrucciones mecánicas de las vías respiratorias y se manifiestan muy a menudo en personas con sobrepeso, que tienen que hacer un esfuerzo para inspirarlas a reabrir la vía respiratoria.

Este problema también se presenta en personas con desviación del tabique nasal, hipertrofia de cornetes o hipertrofia de adenoides.

De hecho, este trastorno se denomina síndrome de apnea obstructiva del sueño. En otros casos más raros, estas pausas respiratorias dependen de una pérdida temporal del estímulo nervioso dirigido hacia los músculos respiratorios mientras se duerme.

Desafortunadamente o afortunadamente las personas no se dan cuenta de este trastorno, de hecho no da problemas para dormirse, pero durante el sueño la falta de aliento crea muchos pequeños despertares que ocurren cuando se tiene que hacer el esfuerzo de reanudar la respiración o cambiar de posición.

Apnea del sueño: síntomas

Poca lucidez y cansancio

La suma de estos microdespertares impide que quienes los sufren accedan a la fase de sueño profundo y por lo tanto no se despierten descansados. Esto lleva a una percepción de somnolencia a lo largo del día; te despiertas cansado por la mañana y durante el transcurso del día experimentarás caídas en la concentración.

En muchos casos la sensación de estar mentalmente enfermo y más distraído es marcada.

Disfunción eréctil

En el sexo masculino un síntoma de este trastorno es definitivamente la disfunción eréctil. Los estudios sobre el tema han demostrado que existe una estrecha relación entre la apnea del sueño y los problemas de erección.

Cómo diagnosticar clínicamente la apnea del sueño

En caso de que quiera realizar pruebas para verificar la presencia o ausencia de apnea del sueño, es bueno saber que éstas son diagnosticadas por los médicos especialistas en medicina del sueño, a través de un examen que registra la actividad de la respiración durante toda la noche. Por lo general, hay dos maneras de realizar dicho examen:

  • Poligrafía. Este examen tiene lugar mientras se duerme una noche en la clínica, durante la noche se aplican los diferentes sensores al cuerpo y se registran todos los parámetros de la actividad respiratoria, las ondas cerebrales y el movimiento ocular. Examen absolutamente completo.
  • Examen en casa. Este examen es menos invasivo y consiste en llevar la máquina de medición de la actividad respiratoria a casa y usarla durante la noche.

Una vez que se ha realizado una de las dos pruebas, el médico podrá diagnosticar si la apnea del sueño está presente o no.

Apnea del sueño: remedios

Si se diagnostica la presencia de apnea del sueño, los remedios pueden ser diferentes, desde los más invasivos hasta los menos invasivos, veamos algunos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Ventilación forzada: una máquina que se usa mientras se duerme y que obliga a entrar aire cuando se produce la apnea. Muy invasivo.

Cirugía: otra solución es la cirugía para corregir defectos anatómicos de las amígdalas o el tabique nasal desviado. Muy invasivo.

Afortunadamente casi nunca es necesario utilizar tales remedios invasivos, vemos algunas soluciones prácticas para usar en la vida diaria:

Pérdida de peso: el adelgazamiento reduce considerablemente el problema de la apnea del sueño, especialmente en personas que tienden a roncar.

Posiciones: dormir en la posición correcta puede resolver parte del problema, a menudo se recomienda dormir de lado en lugar de acostarse.

No fumar: uno de los primeros consejos que hay que mencionar es, sin duda, la eliminación del tabaco.

No sólo se identifica con los cigarrillos, sino también en un sentido amplio como aire purificado; un dormitorio ventilado mejora la calidad del sueño.