Salud

Aquí están los productos que debes evitar absolutamente comprar en el supermercado

Realizar la compra en el supermercado es una tarea común en la vida cotidiana. Sin embargo, no todos los productos disponibles en los estantes son beneficiosos para nuestra salud, especialmente aquellos que parecen frescos pero se venden empacados.

Comida caliente en barras de buffet

Las barras de buffet en supermercados y similares son un lugar común para encontrar comida caliente lista para consumir. Sin embargo, estos alimentos pueden ser un caldo de cultivo para bacterias y otros organismos dañinos.

Los expertos recomiendan prestar mucha atención a las condiciones de almacenamiento de estos alimentos, porque es crucial que la comida se mantenga a una temperatura adecuada para evitar la proliferación de bacterias.

Es importante observar si se utiliza tapabocas y si el lugar está limpio. Además, hay que verificar que las pinzas estén limpias y que los alimentos no hayan estado en el buffet durante mucho tiempo.

Brotes crudos

Los brotes crudos y algunos alimentos como el rábano y la alfalfa pueden ser una fuente de bacterias dañinas como E. coli y salmonella. Por esta razón, los expertos recomiendan lavar bien estos alimentos antes de consumirlos. Según la FDA, es suficiente hacerlo con agua corriente.

«Para que los brotes germinen, las semillas no pueden desinfectarse adecuadamente para matar, por ejemplo, toda la salmonella que pueda haber allí», explica la microbióloga Kali Kniel. Además, el doctor Bryan Quoc Le afirma que «parece haber más problemas alimentarios con los brotes y creo que se debe al deseo de no utilizar productos químicos debido al tipo de consumidores a los que les gusta comprarlos».

Leche cruda

La leche cruda y no pasteurizada puede contener gérmenes dañinos como salmonella, E. coli, listeria, brucella y más. En algunos estados de Estados Unidos, la venta de leche cruda es ilegal, y si se puede conseguir, los expertos aconsejan no consumirla.

Muchas personas promocionan la leche cruda como si tuviera todos estos beneficios para la salud, pero simplemente no vale la pena correr el riesgo porque hay muchos organismos patógenos que todavía están vivos en esa leche.

Productos precortados crudos

Al igual que con los brotes, los productos precortados crudos pueden contener bacterias dañinas, porque no conocemos lo que hace la persona «detrás del mostrador mientras cortaba el producto y qué prácticas implementaba.

A diferencia de los alimentos envasados, que por ley deben cumplir con un proceso estricto, los alimentos producidos en el lugar no necesariamente, como los melones que tienden a favorecer el rápido crecimiento de bacterias.

Alimentos listos para comer

Los alimentos listos para comer que se preparan directamente en los supermercados y se venden en la sección de comida lista para llevar son muy propensos a llenarse de patógenos, puesto que son difícil mantenerlos a su temperatura ideal, y es más fácil que se desarrollen bacterias, especialmente si permanecen dentro de un envase por más de dos horas.

Fruta cortada

Según el especialista en seguridad alimentaria Darin Detwiler, es común encontrar problemas de contaminación en la fruta cortada. A menudo, las medidas de salubridad empleadas por los trabajadores no suelen ser las correctas al manipular la fruta y es complicado conocer su estado, es decir, si están fermentados o podridos, mientras se encuentran dentro del empaque», dice Detwiler.

Lechugas en bolsa

Las lechugas en bolsa han sido causantes de varios brotes de E.coli y listeria debido a una falta de «transparencia y trazabilidad» en las tiendas. Por lo tanto, lo más recomendable es comprar la lechuga fresca y desinfectarla en casa.

Melón

El melón es una de las frutas más peligrosas para comprar precortada. «Tienen un exterior que no se puede limpiar adecuadamente para matar a los patógenos», mientras que «el pH del interior favorece al crecimiento rápido de patógenos».

Productos de mostrador

Los expertos tampoco recomiendan comprar carne o pollo en los mostradores, conocidos comúnmente como Delicatessen. «Los empleados a menudo saben poco sobre la seguridad alimentaria, no siguen las políticas de ‘primero en entrar, primero en salir’ , no tienen idea de dónde viene el producto ni cuánto tiempo lleva allí», asegura Detwiler.

Cada vez que vayas a hacer la compra, recuerda esta lista de alimentos a evitar. Mantente informado y consume de manera segura y saludable.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira