Salud

Claves para preparar “arroz” de coliflor y evitar la inflamación intestinal

Comer arroz blanco o integral es muy sano y sabroso. Sin embargo, hay personas con enfermedades autoinmunes o inflamatorias crónicas que no lo toleran porque les causa pesadez estomacal o distensión abdominal.

Esto se debe a varios factores. Uno de ellos es que la proteína del arroz desata una reacción cruzada en el sistema inmune de estas personas. Sus organismos actúan ante esta proteína del cereal como si fueran alérgenos.  Por ello, una excelente opción para ellos es el “arroz” de coliflor y aquí te enseñaremos a prepararlo.

Los beneficios de la coliflor

Esta verdura crucífera es muy rendidora y fácil de preparar. Dependiendo de la receta y cómo las cortes, podrás hacer platos muy ingeniosos y variados. Entre sus ventajas están su efecto antiinflamatorio y depurativo y el mejoramiento del sistema cardiovascular. También es rica en vitaminas y minerales y favorece la digestión.

Cómo obtener el arroz de coliflor

Lo primero que debes hacer es cortar la coliflor muy menuda y para lograrlo existen dos métodos. El más fácil es tomar un rallador de caja (el que usas para el queso) y pasar la verdura cruda por los orificios de tamaño mediano. La idea es que se vean como un grano de arroz.

El segundo modo es introduciendo la coliflor en un procesador o picador de alimentos, de esos que tienen cuchillas dispuestas en “S”.

Ahora, con una toalla de papel o tela de cocina, exprime lo que rallaste o picaste para que se seque y bote la mayor cantidad de humedad. Así no se estropeará la presentación de tu plato debido al exceso de agua. Hecho esto tu arroz de coliflor ya estará listo para que lo cocines.

Modo de cocción

Toma una sartén de tamaño grande, vierte una o dos cucharadas de aceite de oliva o de coco y agrega tu arroz de coliflor. Tápalo y cocina de 5 a 8 minutos. No te olvides de revolver y de sazonar a tu gusto: puede ser con salsa de soja, sal, ajo y especias.

A partir de allí tienes muchas recetas y variaciones que puedes hacer. Una opción e agregar pimiento y cebolla troceada con un puñado de perejil y cocinar por 10 minutos (5 minutos con la tapa puesta). Al retirar del calor, deja que el mismo vapor generado lo cocine por dos minutos más antes de servir caliente.

Si así lo quieres, puedes agregarle trozos de pollo, pescado, chorizo o más vegetales. Incluso, puedes hacer pastel o guardar y recalentar las porciones como lo harías con el arroz común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.