Belleza

Arrugas: ¿cómo pueden prevenirse a través de la alimentación?

Para evitar y combatir estos antiestéticos signos del envejecimiento es muy necesario, además del uso de las cremas, seguir una dieta adecuada.

¿Qué son las arrugas?

Las arrugas son pliegues que se forman en el área del rostro, que se ha vuelto inelástico con el pasar del tiempo. Además de los inevitables signos de envejecimiento, estas señales también son consecuencias de factores ambientales y externos. El origen principal de su aparición es la pérdida de la estructura de la piel. Las células en un principio se vuelven menos activas, luego se presenta una reducción en las fibras elásticas, fibras de colágeno y glicosaminoglicanos. Por consiguiente, la piel se vuelve menos elástica y tonificada.

Con el paso del tiempo, nuestra piel sufre muchos cambios que se interpretan en una reducción de los mecanismos de reparación del ADN y en la acumulación progresiva de lípidos oxidados y proteínas. En especial, la piel se muestra afectada por los radicales libres, debido a los procesos metabólicos normales del organismo. Al aumentar de manera acelerada, causan el llamado estrés oxidativo, uno de los principales factores responsables de la formación de arrugas.

Sin embargo, la lucha contra las arrugas inicia desde la alimentación. En realidad, si se asocia con una actividad física regular y el uso de cremas, todos ellos influyen en contra de la aparición de estos signos de envejecimiento para la mayoría de las mujeres.

Dieta antiarrugas.

Podemos encontrar dos tipos de defensas para combatir los radicales libres y, por consiguiente, la aparición de arrugas: las que son sintetizadas por el mismo organismo y las derivadas de los alimentos. La primera incluye algunas enzimas y las segundas comprenden numerosos alimentos con grandes características antioxidantes como los polifenoles, flavonoides y algunas vitaminas como la A, C y E.

Los alimentos que son aliados para la piel son:

Aguacate: sin duda, el aceite de este alimento es tan eficaz que, si se unta sobre la piel del rostro, puede contrarrestar el daño del tiempo gracias a la presencia en este alimento de vitamina E.

Zanahorias: altamente ricas en betacaroteno y vitamina C, su consumo frecuente puede prolongar la vida. De hecho, algunos investigadores han descubierto que los altos niveles de caroteno en la sangre reducen a la mitad la posibilidad de padecer cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Tomates: el antioxidante presente en los tomates es el licopeno. Tiene efectos beneficiosos para el organismo y ayuda a combatir el colesterol y la hipertensión.

Bayas de Goji: su alto contenido de antioxidantes las convierte en muy valiosas, ayudando incluso en la prevención de cánceres de piel.

Té verde: cuenta con una altísima concentración de en polifenoles, bioflavonoides y taninos. Es una bebida que tonifica la piel, el sistema inmunológico y el cabello.

Arándanos: sus propiedades antioxidantes están unidas a los flavonoides, presentes en mayor cantidad en frutos silvestres.

Granada: la alta presencia de flavonoides protege la piel de la acción nociva de los rayos ultravioletas.

Desde luego, debe limitarse la ingesta de alimentos que contengan almidón como pan, pastas, patatas, arroz y dulces.

Publicaciones relacionadas