LifeStyle

5 Aspectos de la rutina diaria que te harán subir de peso

A pesar de seguir una dieta de adelgazamiento y practicar deportes puede ocurrir que al minar la balanza notes un desagradable aumento en tu peso. Si quieres tener éxito en tu programa de reducción de peso, necesitas prestar atención a 5 aspectos de la vida diaria que quizás están pasando desapercibidos.

Los factores externos responsables de un silencioso aumento de peso son:

1.    Estrés

El cortisol es la hormona que produce estrés, ella también es la encargada de proteger al cuerpo ante la tensión elevada, pero puede causar sin que lo notes aumento de peso cuando sus concentraciones en el organismo son muy altas.

En este sentido, cuando el estrés se vuelve crónico, el cuerpo asimila que debe conservar más calorías y grasas, lo que a su vez causa que subas de peso y pongas en riesgo la salud del corazón.

Para mantener el estrés bajo control es recomendable que realices actividades como el pilates, yoga, sofrología, meditación. Además, promueve un sueño reparador, sal a caminar o correr y prepara comidas saludables.

2.    Depresión

Si estás atravesando por un proceso depresivo y tomas medicamentos para sentirte mejor, puede ser esta la razón de que estés engordando sin darte cuenta. Estudios médicos revelan que los antidepresivos promueven el aumento de peso de entre 2 a 6 kg depende del tiempo que se mantenga el tratamiento.

Incluso se concluyó que aun sin tomar medicamentos la depresión afecta negativamente el peso corporal y está relacionada a la obesidad. Se encontró evidencia de que las personas que se sienten solas y tristes tienden a engordar más rápido que otras que se sienten estables emocionalmente.

Para solucionar el aumento de peso por la toma de antidepresivos consulta con tu doctor un retiro lento y progresivo de los medicamentos. En caso de que tus kilos de más sean solo motivados por la depresión intenta asistir a grupos de apoyo o visita a un terapeuta que te ayude a canalizar tu condición emocional.

3.    Fármacos recetados

Algunos medicamentos estimulan el aumento involuntario de peso como la píldora anticonceptiva; así como tratamientos para la presión arterial o el cáncer debido a que actúan directamente sobre el apetito y el metabolismo. Por eso, sueles sentir más hambre mientras tomas estos medicamentos.

La solución a este inconveniente es vigilar exhaustivamente los medicamentos que estás consumiendo, sobre todo en tratamientos a largo plazo. Si notas un aumento de peso en este periodo de tiempo, pide a tu nutricionista y médico recetar una alternativa que se adapte a tus necesidades sin causar efectos secundarios en el peso corporal.

4.    Falta de nutrientes

Cuando el cuerpo posee niveles deficientes de vitamina D, hierro y magnesio puede verse afectada tu energía, metabolismo y sistema inmune causando un repentino aumento de peso.

Si has notado que la carencia de estos nutrientes son la razón de que hayas engordado es recomendable adecuar la dieta e incluir en ella alimentos ricos en vitaminas y minerales como: carnes rojas, vegetales verdes como espinaca, acelga, nueces, almendras y aceites vegetales.

5.    Problemas intestinales

Las afecciones relacionadas con el tracto digestivo, especialmente el tránsito intestinal lento, puede ocasionar un notable aumento de peso y las causas comunes son el consumo de medicamentos, bajo aporte de fibras, desequilibrio en la flora bacteriana y deshidratación.

Aunque no lo parezca, el desbalance en las bacterias buenas y malas del organismo también genera mayor peso corporal. Generalmente, la flora bacteriana es perjudicada por la ingesta frecuente de edulcorantes artificiales.

Si sufres de estreñimiento, los probióticos pueden ayudarte a mantener en movimiento los intestinos, además favorecen la flora intestinal. Consume yogurt, avena, frutas, y vegetales para favorecer una dieta rica en fibra, no te olvides de beber al menos 2 litros de agua al día.

Los suplementos alimenticios también pueden ayudarte a proveer al cuerpo de los nutrientes esenciales para mantenerse sano. Además, estos complejos suelen ser de origen natural y favorecen la absorción de sus agentes activos. Los carbohidratos y la cafeína potenciarán tus niveles de energía.

Comer mucho por la noche

El horario de tus comidas diarias puede tener un impacto perjudicial en tu peso corporal. De hecho, este suele ser uno de los factores esenciales para favorecer el peso ideal. Expertos afirman que cenar platos abundantes por la noche, así como los postres y bocadillos en la madrugada suma calorías al cuerpo. El resultado será el mismo si consumes la misma porción de calorías en la mañana y en la noche.

Si deseas estimular la pérdida de peso natural, come porciones más abundantes en el desayuno y almuerzo y presta especial atención a la cantidad de calorías que ingieres durante la cena. Consume cereales, frutas, pan integral, vegetales o yogurt, las pociones sabrosas y ligeras serán perfectas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *