Atún: ¿Qué tan bueno es el aceite de las latas?

Buenas noticias para los amantes de la lucha contra el despilfarro: El aceite de oliva que se utiliza en el atún en conserva es un buen alimento que puede utilizarse como condimento o como ingrediente en muchas preparaciones.

La confirmación proviene de una investigación realizada por la Estación Experimental para la Industria de Conservación de Alimentos (SSICA) de Parma en nombre de ANCIT (Asociación Nacional de Conservadores de Pescado y Atún) que analizó el aceite de oliva presente en muestras de 80 g de atún enlatado listo para el consumo, manteniéndolos a 3 temperaturas diferentes: 4 °, 20 ° y 37 ° y observando las variaciones durante un período de referencia de 13 meses en el que se realizaron pruebas de oxidación, análisis sensoriales ( análisis organoléptico de color, sabor y aroma) y análisis del perfil ácido de las grasas.

Los resultados certifican que el aceite de la lata mantiene intacto su aroma, su sabor y sus cualidades organolépticas, así como los beneficios del Omega3 y la vitamina D. El aceite que cubre el atún, conservado a una temperatura adecuada, no se ve afectado o alterado el punto de vista físico-químico. Lo que quiere decir, que no hay evidencia de oxidación y la presencia de metales no es significativa y está presente en la zona acuosa que contiene el líquido conservante (4-5%). Igualmente, no se encontró un empeoramiento de los parámetros organolépticos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

En cambio, los integrantes del grupo de paneles de cata manifestaron tener preferencia por el aceite que permaneció en contacto con el atún mucho más tiempo que el aceite de control que no estuvo en contacto con el atún.

Algunos nutricionistas afirman que tirarlo sería una lástima, ya que en comparación con otros aceites, el aceite del atún puede estar enriquecido con parte del DHA que se adquiere del pescado y también de la presencia de vitamina D.