Alzheimer: una bacteria oral según estudio.

Los secretos de la enfermedad de Alzheimer finalmente comienzan a aparecer. Recientemente, un estudio ha demostrado que una bacteria oral, a menudo asociada con gingivitis o periodontitis, o enfermedad crónica de las encías, estaba directamente relacionada con la enfermedad. De hecho, se han encontrado rastros de gingivalis, una bacteria tóxica, en los cerebros de las personas con Alzheimer.

¿El Alzheimer, desencadenado por una bacteria nociva?

En octubre de 2018 ya se había estudiado el papel de Porphyromonas Gingivalis. Un artículo del investigador estadounidense Keiko Watanabe también explicó que un ratón en el que los científicos habían provocado una periodontitis crónica, a través de la exposición repetida a Porphyromonas Gingivalis, mostraba signos de neuropatología típica de la enfermedad de Alzheimer.

Esta bacteria altamente tóxica fue detectada en el hipocampo, la parte de nuestro cerebro directamente involucrada en el proceso de memorización. «La infección con un patógeno periodontal crónico de bajo grado puede llevar al desarrollo de una neuropatología compatible con la de la enfermedad de Alzheimer», concluyeron los autores de este estudio.

Doctores, visiblemente seguros.

En este nuevo estudio, ya no se han estudiado en los cerebros de ratones, sino en los cerebros humanos, en tejidos de cerebros de un biobanco de Nueva Zelanda que han revelado la presencia de gingivalis, esta bacteria peligrosa para nuestra salud, dentro de las neuronas.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

¿Cuál es la novedad? Este estudio parece mostrar algunos avances, de hecho, una molécula llamada COR388 parece librar de esta bacteria el cerebro de ratones con gingivalis. Como resultado, el laboratorio de California detrás de este nuevo estudio confirmó que lanzó un ensayo clínico de Fase 1 para estudiar el efecto de COR388 en el cerebro humano. Según algunos datos, esta primera prueba habría sido exitosa.

A partir de 2019, los ensayos de fase II y III se realizarán directamente en pacientes con enfermedad de Alzheimer.