¿Las bananas engordan o ayudan a perder peso?

A menudo se piensa que la banana es una fruta calórica y que no es adecuada para ser consumida como parte de una dieta baja en calorías o, en cualquier caso, para perder unos cuantos kilos de más, pero ¿es realmente así? ¿Es cierto que la banana engorda?

Por lo general, cuando se inicia una dieta baja en calorías con la intención de perder peso, se empieza por eliminar los alimentos ricos en grasa y azúcar y muy a menudo la banana termina en esta lista.

Esto es probablemente porque la banana es una fruta que inmediatamente da una sensación de saciedad, a diferencia de otras frutas más jugosas, pero eliminarla de la dieta es un error. A ver por qué.

La banana y la dieta: ¿te hacen engordar o perder peso?

En realidad, comer banana no engorda y también es muy adecuada para ser parte de dietas bajas en calorías. 100 g de bananas proporcionan aproximadamente 90 kcal , que no son pocas, sobre todo si se comparan con frutas como las fresas o las naranjas (35 kcal por 100 g), pero es útil saber que más allá del contenido calórico, la banana tiene un alto contenido de fibra (unos 2.6 g por 100 g) y esto significa que es capaz de retener y, por lo tanto, ralentizar la liberación de azúcares en la sangre.

Además, las bananas son un concentrado de sales minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio y también la vitamina C, importantes para el sistema inmunológico y para las vitaminas del grupo B. Es por todo esto que la banana es la fruta preferida por los deportistas, capaz de aportar al instante una buena dosis de carbohidratos útiles para el trabajo muscular, pero de liberación lenta, y junto con estos, sales y vitaminas.

Además, el hecho de dar una sensación de llenura ayuda a mantener el hambre a raya y con su delicioso sabor satisface el deseo de dulces.

Cuántas bananas comer y cuándo hacerlo.

Por lo que acabas de leer, las bananas no engordan y, por lo tanto, incluso aquellos que quieren perder peso o controlar su peso pueden comerlas en las cantidades adecuadas, que aproximadamente corresponden a una banana al día.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Los mejores momentos para comerlas son como snack, a media mañana o a media tarde, para no tener demasiada hambre en las comidas principales. Quienes practican deporte podrán beneficiarse de las propiedades nutricionales y regenerativas de las bananas después del ejercicio, con el fin de recuperar los valiosos minerales perdidos durante la actividad.

El desayuno también es un buen momento para disfrutar de esta fruta: comer una banana en el desayuno nos hará comenzar el día con mucha energía. No menos importante, a diferencia de otras frutas, estas son muy cómodas para llevar con nosotros para una merienda sobre la marcha o para ponerlos en las mochilas de nuestros niños para una merienda saludable y nutritiva.

Muchos de nosotros estamos convencidos de que comer banana por la noche pesa y es difícil de conciliar con el descanso nocturno. Por el contrario, las bananas garantizan un tranquilo descanso porque contienen melatonina, un regulador natural del ciclo sueño-vigilia, y estimulan la producción de serotonina, la «molécula del buen humor».

Gracias a su contenido de potasio, la banana regula la presión arterial y en este sentido ayuda a nuestro sistema cardiovascular, por lo que también es una fruta saludable. En última instancia, comer una banana al día, incluso todos los días, no nos hará engordar y nuestra salud se beneficiará. Como con todos los alimentos, será de sentido común guiarnos, ya que el consumo excesivo puede estar contraindicado en situaciones particulares, como en el caso de la diabetes.

Pero ¿cuál es la mejor época del año para disfrutar de la banana?

Esta fruta se cultiva principalmente en América Central y nos llega prácticamente todo el año. Es una fruta de verano, comienza a madurar en primavera-verano y tolera mal el frío invernal. A menudo, se recolecta aún sin madurar y se deja madurar en ambientes cálidos y poco ventilados.