Bañarte mucho, no tan bueno como parece, según estudios

Desde muy pequeños, hemos aprendido la importancia de mantener una buena higiene personal, bañándonos a diario. Sin embargo, ¿Qué tan positivo puede resultar esto?

La piel es la principal capa protectora del cuerpo que utiliza grasas y nutrientes naturales para mantener su elástica firmeza. Los baños prolongados o ir en repetidamente a la ducha, evitan que el cuerpo puede sustraer estos aceites necesarios para alejar resequedad de la misma.

¿Cuáles son los riesgos del exceso de humedad en la piel?

La resequedad es un problema que siempre debes atender, pero el exceso de humedad colabora a la aparición de padecimientos en la piel que promuevan la entrada de bacterias y gérmenes, como infecciones dérmicas o casos de dermatitis atópica.

Adicionalmente, la resequedad puede llevar a la aparición de grietas que si se complican podrían generar infecciones. Ante la presencia de esto, recomendamos ir con un dermatólogo para que te recomiende el tratamiento adecuado.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

De igual manera, el uso de jabones y productos para el cuidado del cabello y la piel tienen una gran cantidad de químicos que desfavorecen la salud no solo de la piel, también del cabello y del cuero cabelludo.

Algunas recomendaciones útiles

  • No te retires toda el agua del cuerpo, pero deja que la toalla absorba parte de la humedad del cuerpo.
  • Las cremas humectantes colaboran de mejor manera que los jabones con excesos de químicos para la piel, aplícalas sobre todo al salir de la ducha mientras la piel está húmeda.
  • Los baños no deben durar más de 10 minutos, procura usar agua a temperatura ambiente en lugar de agua con temperaturas muy altas.
  • Utiliza jabones neutros o con baja concentración de químicos que pueden resultar perjudiciales para ti.
  • Si padeces de cuadros alérgicos, como las típicas rosetas debes ir con tu dermatólogo para que te recomiende productos que te beneficien.
  • Si quieres mantener el cuidado de tu cabello, evita cepillarlo mientras este húmedo y usa peines con dientes anchos. No hagas peinados apretados como trenzas ajustadas o colas de caballo de manera frecuente.

El cuidado de la piel no debe dejarse de lado, debe prestarle suma atención ya que cualquier afección que llegue a suceder, va ser incómoda. Además de servir como capa protectora ante posibles intrusos que puedan afectar a la capa externa, la piel aloja diferentes microorganismos necesarios para su mantenimiento.

Considera el baño como un momento de relajación, higiene, pero principalmente, de salud integral.