LifeStyle

Beber café antes de hacer ejercicio ayuda a quemar más grasa

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Granada y que ha sido publicado en la Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva, se demostró que beber un café bien cargado antes de hacer cualquier actividad física, aumenta considerablemente la quema de grasa.

La investigación se hizo con la participación de 15 hombres con una edad promedio de 32 años, quienes hicieron una serie de pruebas basadas en el esfuerzo físico luego de beber café. “Los resultados del estudio revelaron que la ingesta aguda de cafeína 30 minutos antes de realizar una prueba de ejercicio aeróbico, aumentaba la oxidación máxima de grasas durante la actividad”, explica Francisco José Amaro-Gahete, miembro del Departamento de Fisiología de la Universidad Española.

Los investigadores han indicado que la cantidad de cafeína adecuada es de al menos 3 miligramos por kilo antes de la actividad aeróbica. Esto quiere decir que, si tienes un peso de 70 kilos, el efecto solo se ve reflejado si consumes al menos unos 200 miligramos de cafeína. Hay que tener en cuenta que una taza de café hecha con moca (que contiene más cafeína que el expreso) contiene entre 50 y 80 mg, por lo que tendrás que beber al menos 2 tazas.

¿Es mejor beber el café por la mañana o por la tarde?

Asimismo, se logró observar la existencia de variación diurna en la oxidación de grasas durante la actividad, con valores más altos por la tarde que por la mañana. En la práctica, los efectos de la cafeína son mucho más notorios que por la mañana.

Otros beneficios de la cafeína sobre los deportes

Son muchísimos los beneficios de consumir cafeína antes de cualquier ejercicio físico. Primeramente, aumenta la resistencia muscular, velocidad de movimiento y fuerza muscular, rendimiento de sprint, salto y lanzamiento, así como también una extensa serie de acciones específicas para deportes aeróbicos y anaeróbicos. Sin embargo, debes prestar atención a la cantidad, ya que dosis demasiado altas (por ejemplo, 9 mg por kg) corre el riesgo de sufrir efectos secundarios.

Publicaciones relacionadas