Salud

Beber mucha agua es bueno, incluso con la llegada del frío: por esta razón.

Los beneficios de beber mucha agua durante todo el año, incluso en las estaciones más frías.

Lo hemos escuchado: «Beber mucha agua es bueno para la salud». Pero la mayoría de las veces, este concepto se relega al verano, cuando hace calor y uno está naturalmente más sediento. Puntualmente, con la llegada del otoño y del invierno, tendemos a tomar menos agua. Las temperaturas bajan, ya no sudas mucho (excepto durante la actividad física) y puedes pasar muchas horas sin beber un sorbo de agua. Pero, esto no es un hábito saludable. Veamos por qué…

Nuestro cuerpo está compuesto de un 75-80% de agua y beber regularmente, todos los días, es necesario para mantener siempre el equilibrio entre los líquidos salientes y entrantes, sin correr el riesgo de deshidratación. Una regla fundamental que se debe recordar los 365 días del año.

Porque beber mucha agua es bueno para ti

Beber agua frecuentemente mejora la digestión, regula el volumen celular y la temperatura corporal, elimina los desechos metabólicos, transporta nutrientes, hace que la piel sea más elástica al eliminar toxinas y bacterias, y fortalece los músculos. La cantidad adecuada de agua que se consume cada día incluso hace perder peso, aumenta la sensación de saciedad y, por lo tanto, reduce el hambre.

El agua limpia el cuerpo. No es sólo un punto: tomar mucha agua durante el día, limpia el cuerpo, elimina toxinas y aporta muchos beneficios al organismo. Reduce las molestias como los dolores de cabeza y ayuda a aumentar la concentración. Eso no es todo, porque el agua es un gran aliado de la belleza, así como del bienestar general del cuerpo. Mantiene los músculos elásticos y tonificados, reduce la retención de agua y las imperfecciones de la piel, y previene la aparición de calambres musculares.

¿Cuánta agua debo beber al día?

Pregunta acertada: ¿Cuánta agua es adecuada para usted cada día? No hay una respuesta igual para todos, la cantidad de agua para beber a lo largo del día depende del peso corporal, del estilo de vida que se lleva a cabo, de la transpiración de la piel. Un hábito saludable puede ser regular el agua que bebes diariamente, siempre llevando una botella de agua (en la oficina, en el coche, en la calle).

También recuerde beber a las siguientes horas del día: cuando te despiertas, en la media mañana, durante el almuerzo, en mitad de la tarde, en la cena y antes de irte a la cama.

El agua también puede ser reemplazada por un té de hierbas saludable (por ejemplo, en la noche antes de acostarse) o aromatizada con hierbas y frutas.

 

También puedes leer: Es por esto que nunca debes llenar tu botella de plástico una vez que el agua haya terminado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *