Beirut, sangre y muerte por todas partes. Los impactantes testimonios: «No hay lugar en ningún hospital»

Entre las personas involucradas en la tremenda explosión de Beirut está Tony Mekhael, empresario y gerente libanés. Entrevistado por Tg1, habló de una ciudad en total emergencia con hospitales destrozados, una señal de que el balance hasta ahora conocido, es decir, 137 muertos y cinco mil heridos, está destinado a crecer.

Mekhael estaba en su oficina, cerca de la zona del puerto donde ocurrió el desastre. «Escuchamos una primera explosión. Luego la segunda, demasiado fuerte, y una ventana de vidrio me golpeó en la cara», dijo. Después de la doble explosión, salió para recibir tratamiento. «Fui a un primer hospital pero estaba lleno, luego a otro y había un caos. así como al tercer hospital al que fui, en las afueras de Beirut. Ni siquiera pude entrar en la sala de emergencias. Había demasiada gente».

La situación es apocalíptica. «Lo que ocurrió en Beirut recuerda a Hiroshima y Nagasaki, nada como esto había sucedido en el pasado en el Líbano», dijo entre lágrimas el gobernador de la capital, Marwan Abboud. Según la versión oficial, las tremendas explosiones fueron causadas por la explosión en un almacén que contenía 2 750 toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años, “sin medidas de precaución”, según las autoridades. Prácticamente destruyeron el puerto y devastaron barrios enteros de Beirut, haciendo añicos los cristales de las ventanas a varios kilómetros a la redonda.

Decenas de personas seguían desaparecidas, según el gobierno. Los socorristas prosiguen la búsqueda con la esperanza de encontrar supervivientes. Sus efectos se han visto agravados aún más por la pandemia de coronavirus, que ha obligado en los últimos meses a las autoridades a confinar a la población durante más de tres meses.

 

También puedes leer: Coronavirus: estudio revela la velocidad de transmisión en trenes