Beneficios y contraindicaciones del consumo de Stevia

La Stevia es una planta medicinal empleada frecuentemente desde la época de los pueblos americanos antiguos. Se conoce en Europa desde finales del siglo XVIII y hay registros que aseguran que se utilizaba en América del Sur desde muchos siglos antes. Actualmente la Stevia es muy conocida por ser una de las alternativas más saludables al consumo de azúcar, y se utiliza con mucha frecuencia en la preparación de edulcorantes bajos en calorías y diversos productos cosméticos.

Si se compara con la glucosa, la fructosa y los ingredientes activos presentes en la Stevia pueden endulzar los alimentos mucho más rápido usando menos cantidad del endulzante.

Composición y distribución comercial de la Stevia.

El extracto obtenido de la planta siempre se ha comercializado en forma de terrones compactos o botellas que contienen el polvo blanco similar al de la azúcar tradicional. Sin embargo, una de las principales diferencias de la Stevia es su consistencia, ya que se ve y se sienten granos mucho más finos. Además de su reconocida forma granular, también es vendida en forma líquida la cual se compone especialmente de glicerina vegetal y agua.

¿Cuáles son los beneficios en comparación con la azúcar tradicional?

La característica más interesante se presenta desde el punto de vista nutricional, debido a que su índice glucémico es igual a cero y permite a aquellos que padecen de diabetes o quieran perder peso endulzar sus bebidas sin correr ningún riesgo para su salud.

Varias investigaciones científicas llevadas a cabo en los últimos años han demostrado los numerosos beneficios que se obtienen si se consume Stevia con frecuencia, esto incluye:

Beneficios para la higiene bucal: la Stevia se encuentra presente en varios dentífricos y productos de salud bucal, porque ayuda a contrarrestar la aparición de caries e infecciones en las encías.

Regula la retención de líquidos: esta planta tiene un efecto diurético lo suficientemente potente para regular y reducir los niveles de ácido úrico en el organismo.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Beneficios antibacterianos: cuando se aplica en la piel, la Stevia puede ayudar a tratar manchas antiestéticas provocadas por el acné, la dermatitis y el exceso de sebo.

Previene enfermedades cardiovasculares: la Stevia puede regular los niveles de colesterol presente en el torrente sanguíneo, motivo por el que suele ser recomendada para personas que quieren prevenir los síntomas de la hipertensión e infartos.

También ayuda a mejorar los síntomas de la menopausia y a disminuir la inflamación.

Por lo tanto, su función no solo es la de edulcorante, ya que puede ser de mucha ayuda para apoyar al funcionamiento de otros medicamentos y el tratamiento de muchos dolores leves. Otras investigaciones hablan de la posibilidad de usar la Stevia como elemento frecuente de platillos dulces, por lo que es útil para hacer mermeladas, pasteles y cremas sin llegar a usar excesivamente un endulzante.

¿Hay algún tipo de efecto secundario negativo por el uso de la Stevia?

La respuesta es no, aunque hay algunas personas que pueden resultar alérgicas, motivo por el que regularmente se desaconseja el consumo de Stevia a aquellos que son alérgicos a la ambrosía, el crisantemo y el polen en general. Sobra decir que es necesario que esta alergia sea confirmada por un médico antes de rechazar su consumo.

Independiente de esto, varias investigaciones realizadas sobre las consecuencias de la Stevia hasta la fecha no han podido encontrar algún efecto secundario presentado por su consumo. La única aclaración que han hecho los investigadores es que, al igual que con otras sustancias, la Stevia no debe consumirse de forma excesiva, la dosis recomendada es de 4 mg por kilo corporal si se trata de Stevia pura. Además, se recomienda tener cuidado con la Stevia de origen industrial, ya que puede contener sustancias agregadas que no son beneficiosas ni naturales.