Belleza

Cómo elegir tu crema facial hidratante

Descubre qué tratamiento facial necesitas y los principios activos que deben estar presentes en tu ritual de belleza diario.

Elegir una crema hidratante para la cara siempre nos pone un poco nerviosas. De alguna manera, todos pasamos por determinadas fases que, en la mayoría de los casos, nos llevan a descubrir la crema de nuestros sueños. Todo comienza con los productos expuestos en el supermercado que prometen milagros por unos pocos euros, continúa con la compra de productos súper caros con resultados aún más decepcionantes y termina con la búsqueda cuidadosa y minuciosa de un producto específico para nuestra piel.

Si tú también has llegado a la última etapa, la del conocimiento y descubrimiento de las características de tu piel, has encontrado el artículo adecuado para ti.

Cada piel necesita su propia crema hidratante.

Todas las pieles son diferentes, por lo tanto, utilizar la crema facial adecuada no es sólo una cuestión de estética, sino sobre todo de bienestar. Por eso es importante conocer tu tipo de piel para elegir una crema con todos los nutrientes que necesitas.

¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?

Piel normal: si no tienes imperfecciones, granos o poros dilatados, y tu piel es uniforme y rosada, quiere decir que tienes un tipo de piel normal. Para la limpieza facial, se requiere de una crema genérica para que ayude a completar adecuadamente tu rutina diaria del cuidado de la piel.

Piel sensible: si tienes alguna irritación y sientes que la piel está áspera y tensa al tacto, significa que tienes una piel sensible. Si esta es la situación, siempre mira la etiqueta y ten cuidado con la composición del producto, ya que podría generar daños a tu epidermis.

Piel seca: si su piel tiene una baja producción de sebo, un cutis apagado y se siente tirante, necesita una crema específica para pieles secas. Ten cuidado al aplicarla en el rostro: no te acerques a la zona de los ojos, que requiere productos diferentes diseñados específicamente para esta zona del rostro.

Piel grasa: ¿tu cara está llena de espinillas, ampollas y puntos negros? No vayas a pensar que la piel grasa no requiere de una buena hidratación, de hecho, necesita ser humectada con productos específicos que nutran e hidraten sin apelmazar.

Pieles mixtas: ¿tu rostro presenta todas estas características? ¿Sueles tener la piel seca pero la zona T grasa? De nuevo, no se puede dejar la hidratación de la piel al azar y se necesita algo más específico.

Zona T.

No dejemos a un lado las cremas antiedad, excelentes para cuando comienzan a surgir las primeras líneas de expresión y se quiere detener los signos del envejecimiento.

Lea la etiqueta del producto.

Cuando ya sepas qué tipo de piel tienes, es la hora de aprender a leer la composición de la crema para el rostro. Si quieres comprar una crema hidratante que sea efectiva y que no provoque efectos negativos a la piel, seguir este paso es muy importante. No deje cabos sueltos: el INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos) de tu crema debe ser perfecto.

Leer la etiqueta es la única forma de evitar que la piel se irrite, además de elegir una crema natural que no genere ningún daño a la dermis.

Te recomendamos que en lo posible no utilices productos que contengan:

  • Paraffinum Liquidum, PEG y PPG, aceite mineral, petrolato.
  • EDTA, MEA, TEA, MIPA.
  • Componentes alergénicos usados como conservantes: Triclosan e Imidazolidinyl urea, DMDM Hydantoin, Methylisothiazolinone y Methylchloroisothiazolinone
  • Polyquaternium-80, dimeticona y amodimeticona