Según Bill Gates, la próxima pandemia podría ser incluso diez veces peor que la del Covid

El fundador de Microsoft, multimillonario y filántropo, Bill Gates, cree que el mundo no está preparado para la próxima pandemia, que podría ser incluso diez veces peor que la del Covid. «No estamos preparados para la próxima pandemia. Espero que dentro de dos años la situación sea diferente. Vacunas, pruebas, medicamentos, epidemiología, vigilancia… hay muchas cosas que se pueden hacer», dijo hace un tiempo en una entrevista con el periódico alemán Suddeutsche Zeitung.

¿Cuándo terminará la pandemia del Covid-19?

El coronavirus se ha convertido en algo tan cotidiano como los terremotos, los tornados o el cambio climático. «La labor de los gobiernos es proteger a los ciudadanos de estos acontecimientos. Ya durante esta pandemia, habría habido una gran diferencia si la preparación hubiera sido mejor», explica.

Mientras crecen las alertas en todo el mundo y aumenta la atención de los gobiernos a los programas de prevención y a los planes pandémicos (justo lo que faltaba en España cuando en marzo de 2020 nos vimos desbordados por el Coronavirus), actualmente sigue siendo imposible definir un orden temporal en el que la pandemia haya terminado realmente.

En los últimos meses ha habido muchas predicciones, más o menos oscuras, pero mucho dependerá de las vacunas: la rapidez de su administración, por un lado, y su eficacia real en el tiempo, y contra las variantes que tanto asustan a los expertos, por otro.

Bill Gates fue uno de los primeros en «predecir» la pandemia, en 2015. En el famoso discurso de Ted «¿El próximo brote?» (The Next Outbreak) entregado en 2015 advirtió que es más probable que un microbio y no una guerra mate a millones de personas en todo el planeta en los próximos 10 años. «Si algo va a matar a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, es muy probable que sea un virus altamente infeccioso y no una guerra. Misiles no, microbios», había dicho Gates con precisión.

En cuanto a la crisis del Covid, el miedo es máximo porque, según dijo, «las enfermedades respiratorias dan mucho miedo porque es posible estar en un avión o en un autobús cuando eres contagioso». A diferencia de otras enfermedades como el ébola, en las que la mayoría de las veces se está en una cama de hospital cuando la carga viral infecta a otras personas». Ya en 2015, en el famoso discurso, había hablado de que el virus se extendía rápidamente porque la gente se siente bastante bien mientras es contagiosa, así que se sube a un avión o va al mercado.

Pero la realidad ha superado incluso sus suposiciones. Comprometido con su Fundación, la Fundación Gates, a financiar aquellas vacunas que puedan producirse a gran escala, con un coste bajo, entre 2 y 3 dólares por dosis (como AstraZeneca, Novavax, Johnson&Johnson y Sanofi), con el objetivo de lograr una producción global, por más de mil millones y medio de dosis al año, el fundador de Microsoft está convencido de que la pandemia terminará, si va bien, entre diciembre y junio de 2022. Un tiempo que aún parece muy lejano.

Las dos amenazas que podrían golpearnos

Y ahora Bill Gates va más allá, identificando en una entrevista con Derek Muller en su canal de YouTube «Veritasium» las dos amenazas que podrían golpearnos en los próximos años. ¿Cuáles son? El cambio climático y el bioterrorismo, es decir, el uso intencionado de agentes biológicos en acciones como atentados, sabotajes, masacres o amenazas.

Ante este escenario, el número de muertos por año sería aún mayor que el que hemos tenido en esta pandemia. Y en cuanto al bioterrorismo, alguien que quisiera causar daño podría diseñar un virus, lo que no sería tan complicado.

Teniendo en cuenta que es poco probable que Gates falle en el intento, valdría la pena considerar sus palabras con absoluto cuidado. Y actuar, ahora, especialmente en el frente de los virus.

Cómo evitar la próxima pandemia

Tal y como se recoge en un reciente análisis en Nature, el rápido desarrollo de vacunas altamente eficaces contra el covid menos de un año después de la aparición de la enfermedad es un gran éxito. Esto fue posible, en parte, gracias a ciertas propiedades del coronavirus SARS-CoV-2 que ayudan al diseño de la vacuna, en particular la proteína spike en la superficie del virus. Eso hace que el cuerpo produzca anticuerpos neutralizantes protectores (proteínas que se unen a los virus y evitan que infecten las células humanas). Pero la próxima vez puede que no tengamos tanta suerte.

El próximo virus que surja puede ser menos complaciente. La producción de una vacuna podría llevar mucho más tiempo. El SARS-CoV-2 también podría ser más problemático para las vacunas, debido a la aparición de nuevas variantes. Por eso, muchos investigadores reclaman un enfoque alternativo para la preparación ante una pandemia.

Los científicos explican que una clase especial de anticuerpos protectores, llamados anticuerpos ampliamente neutralizantes, actúan contra muchas cepas diferentes de virus relacionados, por ejemplo el VIH, la gripe o el Coronavirus. Estos anticuerpos podrían utilizarse como medicamentos de primera línea para prevenir o tratar los virus de una determinada familia, incluidas las nuevas cepas que aún no han aparecido. Y lo que es más importante, podrían utilizarse para diseñar vacunas contra muchos miembros de una determinada familia del virus.

Estas vacunas panvirales podrían fabricarse con antelación y utilizarse antes de que la próxima infección se convierta en una pandemia. Por ello, sería útil una inversión en investigación básica que permitiera almacenar vacunas ampliamente eficaces. Para que no estemos, de nuevo, desprevenidos.

También puedes leer: ¿En qué consiste la prueba anal para detectar el Covid-19?