Boda termina en tragedia: 7 muertos y 177 infectados por covid-19

El Covid-19 es una enfermedad que todavía se encuentra presente en todo el mundo. La trágica historia sucedió en Maine, Estados Unidos, en donde una fiesta de bodas originó 7 muertes y 177 infecciones.

Uno de los motivos de que esta fiesta terminara en tragedia, fue el hecho de que el acontecimiento estaba permitido para 50 personas, pero realmente llegaron 65, y lo más increíble es que muchas de las víctimas ni siquiera asistieron al evento.

El matrimonio se llevó a cabo el día 7 de agosto. Los invitados inicialmente asistieron a una ceremonia que se efectuó en una iglesia bautista, para después ir a una recepción en el club Big Moose Inn, cerca de Millinocket, un pueblo que tiene 4.000 habitantes.

Después de varios días del evento, 24 personas relacionadas con el matrimonio dieron positivo al Covid-19, por lo que el Centro para el Control de las Enfermedades de Maine, inició una investigación.

Nirav Shah, director del centro, informó en entrevistas que a causa del matrimonio hubo al menos 177 personas infectadas y siete murieron, aunque increíblemente ninguna de las víctimas estuvo físicamente presente en la ceremonia.

Los investigadores epidemiológicos hallaron las siguientes cifras: 39 contagios y seis muertes ocurrieron en un hogar de ancianos a 160 km del lugar del evento. Más de 80 contagios fueron detectados en una prisión a 370 km, en este caso, uno de los guardias asistió al matrimonio, y por último hay 10 posibles contagios en una iglesia bautista de la misma área.

“Cuando nos enteramos de lo sucedido, todo el mundo volvió a entrar en cuarentena, todo cerró en la región”, indicó a los medios Cody McEwen, presidente del consejo municipal.

Fue una grave imprudencia

Algunos habitantes del lugar están muy molestos con los organizadores de la ceremonia, comenzando por el club donde se realizó la fiesta, y cuya autorización para ingresar fue suspendida temporalmente.

“No debieron organizar ese matrimonio, más bien debieron limitar el ingreso de 50 invitados”, indicó Nina Obrikis, miembro de la iglesia bautista de la región”. “Ahora no podemos ir a ningún lado, no podemos hacer nada”, señaló la mujer.

Janet Mills, gobernadora de Maine, emitió una advertencia a los 1.3 millones de habitantes de este pequeño estado que es en gran medida rural y cuya tasa de contagios alcanza el 0,6%. “Este aumento de contagios amenaza con arruinar los progresos que hemos tenido frente a la pandemia por Coronavirus. No nos encontramos del otro lado del túnel del Covid-19, el virus sigue presente en nuestra región”, señaló la gobernadora.

En las últimas semanas se han conocido varios focos de contagios sobre todo en campus universitarios como consecuencia de las fiestas. Desafortunadamente, algunas universidades les han tocado cerrar sus puertas y enviar a todos sus estudiantes de vuelta a casa.