LifeStyle

¿Por qué bostezar es contagioso?

Es un extraño y peculiar fenómeno por el que todos hemos pasado al menos una vez y que ha llamado la atención de la comunidad científica durante años. Hoy te contaremos todo lo aclarado hasta la fecha.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de un bostezo?

Consiste en una inhalación y exhalación incontrolada del aliento. Hace años se pensaba que su función era la de aumentar la cantidad de oxígeno liberado por los pulmones, pero se ha confirmado que esta no es la razón real, de hecho, se trata más bien de una reacción natural a los estados de sueño, aburrimiento y hambre. Por lo tanto, el bostezo es especialmente una comunicación no verbal que sincroniza el comportamiento de un grupo.

De hecho, todo esto explicaría bien el efecto contagioso del bostezo, dicho de otra forma, es más probable que una alguien bostece si lo ha percibido mediante la visión o la audición por parte de otra persona, de hecho, puede suceder incluso si se imagina a alguien más haciéndolo.

La base de este extraño fenómeno parece ser protagonizado por las neuronas espejo, un tipo particular de neuronas identificadas hasta ahora en los primates, algunos tipos de peces y los humanos, las cuales se activan cuando alguien más realiza una acción y otro individuo repite la misma acción realizada por el primero. De hecho, esta respuesta no cierra totalmente las dudas porque las neuronas espejo se han visto asociadas con muchas otras funciones de las cuales nunca se ha podido demostrar su relación.

Otra información a tener en cuenta es que parece ser que la empatía o la capacidad para identificarse con los demás se ha visto relacionada directamente. Según un estudio reciente, los chimpancés imitan el bostezo de los humanos, pero no el de otras especies como los babuinos o los chimpancés. Según los encargados del estudio, esto demostraría la base contagiosa del bostezo y su conexión con la empatía.

Un artículo reciente publicado en la Royal Society Open Science, se encargó de analizar a 104 voluntarios en sus actividades diarias durante cinco años desde 2010 a 2015. Según se describe en su informe, los hombres y las mujeres bostezan en la misma «cantidad», pero hay categorías que son más contagiosas que otras ¿De qué se trata? Los datos informan que la probabilidad de bostezar es mucho mayor si hemos visto la conducta entre parientes y amigos, además de que las mujeres son mucho más «sensibles» al bostezo que los hombres. Esto podría explicarse teniendo en cuenta una mayor empatía por parte de las mujeres que podría estar vinculada al sentimiento materno, todo esto apoyado por otros estudios secundarios.

Para concluir, todos estos datos parecen asegurar que el bostezo es contagioso debido a una conexión con el área empática de las personas y la cercanía entre ellas. Por esta razón, cuanto más fuerte sea el vínculo social, mayor será la probabilidad de replicar el bostezo de otra persona.

Publicaciones relacionadas