¿Cada cuánto tiempo deberíamos limpiar la casa?

Uno de los momentos más temidos del año en cuanto a la limpieza del hogar se trata, se presenta a principios de otoño o cuando empieza la primavera. Muchos aprovechan este tiempo para lavar totalmente su casa, pero no todos saben que existen pequeños trucos que se pueden implementar a diario para así poder hacer menos esfuerzo al comienzo de una nueva temporada.

Estos son algunos consejos para el cuidado del hogar

Cocina: se debe limpiar cada vez que la uses

Como todos saben, la cocina se encostra y se engrasa muy fácilmente. Por tal razón, si quieres disminuir las tareas del hogar al inicio de una nueva temporada, debes limpiar la cocina cada vez que la uses. La recomendación es utilizar un desinfectante para eliminar las bacterias antes y después de cocinar, así se mantendrá el ambiente suficientemente higienizado.

Baños: una vez a la semana

Los baños están fabricados en cerámica, un material que los hace muy fácil de limpiar, por ese motivo se lavan con frecuencia. Lo que pocos saben es que solo basta con pasar un desinfectante una vez a la semana para conservar unos buenos niveles de higiene.

Alfombras: una o dos veces por semana

Las alfombras nos dan una sensación de comodidad, pero asimismo es un objeto que acumula una gran cantidad de bacterias, muchas de las cuales pueden causar asma y otros problemas respiratorios. Para no sufrir de estos inconvenientes es necesario lavarla una o dos veces a la semana con una aspiradora, y además se aconseja quitarse los zapatos antes llegar a ella.

Cambiar la ropa de cama: una vez por semana

Son infinitas las bacterias que se acumulan también en nuestra cama, dado que son muchas las horas del día que se pasa entre las sábanas. Por ello, se aconseja cambiarlas una vez a la semana y, aunque lavarlas a 60 grados no elimina la totalidad de las bacterias, es la solución más adecuada, en especial cuando se suda mucho por la noche.

Interruptores de luz y controles remotos: una vez a la semana

Aunque los veamos suficientemente limpios en su superficie, la realidad es que estos aparatos se encuentran entre los objetos más sucios de la casa. Pero ¿cuál es la razón? Es porque se tocan todo el tiempo, incluso antes de lavarse las manos y, desde luego, se acumulan grandes cantidades de bacterias. Por lo tanto, es necesario limpiarlos e higienizarlos una vez a la semana para cuidar la higiene del hogar.