Café con el estómago vacío: ¿es eso bueno o malo?

El café es la bebida más querida por los españoles después del agua. En España el 95% de los españoles suelen beberlo y disfrutarlo principalmente en casa (92%) o en el bar (72%). Tampoco faltan quienes dicen beberlo para encontrar la carga necesaria para afrontar el día (58%). Un 77% dice que en vez de eso lo bebe todos los días tan pronto como se despierta. Para el 53%, entonces, es un momento de relajación, un placer (47%) y un ritual para ser consumido junto con otros (37%). Finalmente, el 93% prefiere el café expreso. Una de las preguntas que se hacen cuando se bebe café es si se puede beber con el estómago vacío sin causar problemas de salud. Debe especificarse que hay opiniones contradictorias sobre el tema.

La investigación muestra que el amargor del café puede estimular la producción de ácido estomacal. Por lo tanto, muchas personas creen que el café irrita el estómago, empeora los síntomas de los trastornos intestinales como el síndrome del intestino irritable y causa acidez estomacal, úlceras, náuseas, reflujo ácido e indigestión. Sin embargo, estos problemas pueden ocurrir incluso si se consumen durante el día, por lo que no es seguro que sólo empeore por la mañana.

Otro problema es que el café con el estómago vacío podría aumentar la hormona del estrés, el cortisol. Pero especifica el sitio que: «La producción de cortisol en respuesta al café parece ser mucho menor entre las personas que lo beben regularmente y algunos estudios no muestran un aumento del cortisol. Además, hay poca evidencia que sugiera que tomar café con el estómago lleno reduce esta respuesta.

Es muy importante la respuesta del individuo a la bebida. Sin olvidar que hay personas que experimentan un aumento de la ansiedad, la inquietud, las palpitaciones cardíacas y un empeoramiento de los ataques de pánico mientras toman café. No se recomienda excederse de una taza de café.

Un estudio reciente ha revelado que la cafeína puede considerarse un agente contra la obesidad. En una investigación realizada en ratones se ha observado que la sustancia contenida en el té y el café reduce la conservación de lípidos, la producción de triglicéridos y limita el aumento de peso.