Calambres musculares: cómo evitarlos y cómo tratarlos

Calambres musculares: cómo evitarlos y cómo tratarlos.

Quien al menos una vez no ha tenido un calambre muscular, ese dolor repentino y agudo de las extremidades, en particular los ancianos se ven afectados por la noche, a los jóvenes les sucede en las pantorrillas después de realizar actividades particularmente exigentes. Vamos a entender cómo evitarlas y cómo tratarlas.

Las causas de los calambres musculares pueden ser: enfermedades del sistema nervioso, enfermedades de la tiroides o del riñón, embarazo, abuso de sustancias, efectos secundarios de las drogas, deshidratación, deficiencia de sal mineral, esfuerzo muscular excesivo.

Pero, ¿cómo evitar los calambres musculares?

Veamos algunas maneras de prevenir los calambres musculares:

  1. Luchar contra la vida sedentaria:

Algunos buenos hábitos serían útiles para evitar calambres como caminar de 30 a 40 minutos a un ritmo rápido todos los días, preferir las escaleras al ascensor, pasear al perro varias veces al día, hacer mandados a pie, etc….

  1. Mantenga los músculos calientes:

Es una buena idea mantenerlos calientes, especialmente para los ancianos.

  1. Hidratación:

Para prevenir los calambres hay que beber mucho, por lo menos dos litros de agua al día, alternativamente se puede consumir té, té de hierbas y zumo.

  1. La cantidad adecuada de sales minerales:

Es importante comer alimentos ricos en magnesio, potasio y calcio, consumir leche y sus conservantes, granos enteros, legumbres, al menos 4 veces a la semana pescado y 4 porciones de frutas y verduras al día.

  1. Comer alimentos con vitamina E:

Es bueno comer nueces, granos enteros, espárragos, aguacate, bayas, verduras de hoja y tomates.

  1. Una buena preparación física:

Al realizar actividad física, el ácido láctico puede acumularse en el músculo, por lo que antes y después de realizar la actividad física, es un buen hábito hacer al menos 10 minutos de estiramiento para estirar los músculos.

¿Qué haces cuando de repente tienes un calambre muscular?

Usted no necesita una cirugía médica, siga algunos trucos:

a) Relajación muscular:

Basta con estirar el músculo y acostarlo durante unos segundos, prestando atención a las maniobras que se realizan sin dañar el músculo en ese momento de rigidez.

b) Masajes:

Inmediatamente después, masajear la parte afectada para relajar los músculos que desarrollan calor.

c) El remedio de la abuela:

Se trata del líquido donde se almacenan los subacetatos, su eficacia viene dada por la presencia de ácido acético que reduce la duración de los calambres.