Caminar para bajar de peso: solo funciona si lo haces así

No hay duda de que caminar por la mañana con el estómago vacío es una magnífica forma de bajar de peso. Aquí conocerás por qué y cómo mejorar este tipo de entrenamiento.

Cuando queremos perder algunos kilos, las cosas fundamentales que se deben hacer para lograr este objetivo son básicamente las mismas: seguir una dieta saludable y equilibrada, y hacer actividad física. En cuanto a lo primero, lo mejor es consultar a un nutricionista, mientras que para lo segundo las opciones son diferentes: si estás acostumbrado a practicar algún deporte o a realizar actividad física, seguro sabrás como moverte y qué niveles de entrenamiento soporta tu cuerpo, mientras que, si eres perezoso y no te ejercitas de ninguna manera, se recomienda no exagerar e iniciar con un paseo sencillo.

Caminar con el estómago vacío

Uno de los mitos relacionados con el hecho de caminar para perder peso, es que hacerlo por la mañana con el estómago vacío quema más grasa y, por consiguiente, acelera el proceso. Pero ¿esto es realmente cierto? Según algunos expertos sí, pero no por las razones que todo el mundo cree.

Con frecuencia escuchamos que caminar con el estómago vacío quema más grasa, pero técnicamente no es así o al menos no de inmediato. Mientras realizamos alguna actividad física de baja intensidad, como caminar o montar en bicicleta, utilizamos como combustible el glucógeno, que es el azúcar de reserva que utiliza el organismo en las largas horas nocturnas y que se queda allí por la mañana. No obstante, la cantidad es mínima, por lo que al moverse sin haber comido nada, se acaba rápidamente. Después de esto, el organismo necesita otros recursos que no extrae de las grasas como se piensa, sino de proteínas que se transforman en azúcares, siguiendo un proceso llamado gluconeogénesis.

Entrenamiento rápido sí, pero no siempre

Aun cuando es un tipo de entrenamiento útil para adelgazar y muy seguro, debido a que las proteínas que se transforman en azúcares las toman los músculos, lo mejor es no hacerlo todos los días, porque de lo contrario el catabolismo muscular aumenta y se corre el riesgo de perder fuerza y masa muscular con el tiempo.

Desayuno después de salir a caminar

Luego de caminar, el desayuno es indispensable y debe consumirse en media hora, lo ideal es que contenga la primera cantidad diaria de proteínas.

Aunque caminar por la mañana con el estómago vacío es totalmente recomendable para perder esos kilos de más, no quiere decir que hacerlo después de comer sea en vano. El consumo de calorías sigue ahí, pero no disfrutas de los grandes beneficios de caminar con el estómago vacío, ya que el organismo tiene todo lo necesario para enfrentar el ejercicio físico y reacciona al entrenamiento de otra forma.