Caminar para perder peso: qué hacer para obtener buenos resultados 

caminar

Caminar para perder peso no sólo permite adelgazar eliminando los kilos de más, sino que también tiene un efecto positivo en el estado de ánimo: un agradable paseo por la naturaleza es, por tanto, útil para el cuerpo y el espíritu, pero se necesita cierta perseverancia para obtener los resultados deseados. Si no te gustan los deportes al aire libre, en la temporada de frío también puedes probar algunos sencillos ejercicios de yoga para tonificar.

¿Se puede realmente perder peso caminando?

La salud y el bienestar del cuerpo deben estar siempre en primer lugar, pero esto no significa tener que practicar deportes extremos que no son para nosotros. Por eso, la combinación de una caminata rápida y, sobre todo, constante, con una dieta saludable puede dar resultados extraordinarios que nunca hubiéramos esperado.

La caminata tiene la ventaja de ser un deporte sencillo que también podemos definir como muy natural: no hace falta ser un atleta profesional ni tener años de entrenamiento a sus espaldas.

Pensando en ello, todos caminamos todos los días para llegar al lugar de trabajo, para ir a comprar, pero también para ir de compras con los amigos. Sin darnos cuenta, a través de simples actividades cotidianas, damos a nuestro cuerpo la oportunidad de moverse, contribuyendo significativamente a su bienestar. Si tenemos objetivos precisos relacionados con la pérdida de peso, podemos convertir la caminata en un verdadero ejercicio deportivo: si se hace con constancia a lo largo del tiempo, te sorprenderán los resultados y no querrás abandonarlo. ¿Y si llueve o hace frío? Todo lo que necesitas es una cinta de correr en casa para poder dar tus pasos diarios incluso en los días en los que no quieres salir.

Consejos de motivación para empezar a caminar todos los días

Puede parecer trivial, pero hemos recopilado algunos consejos sencillos que pueden animar incluso a los más perezosos. Con la motivación adecuada ya no tendrás excusas: ¡todos a caminar!

  • Escoge un calzado adecuado a tus necesidades: esto es importante sobre todo para que no te encuentres con un dolor de pies a los pocos metros que te haga desistir inmediatamente de querer continuar. Además, la elección del calzado adecuado le ayudará a no mojarse los pies con la lluvia y a no resbalar si el suelo está mojado.
  • Comprar ropa deportiva nueva está demostrado que aumenta la motivación. Elige ropa deportiva que también sea transpirable e impermeable.
  • Controla tus progresos con un reloj deportivo con podómetro, o con algunas aplicaciones que puedes descargar en tu smartphone. Observar tus resultados día a día te estimulará aún más.
  • Pon tu lista de reproducción favorita, ponte los auriculares en los oídos y despeja tu mente. La música puede hacer maravillas y llenarte de energía positiva.
  • Si es posible, varía tus rutas de un día a otro para que siempre tengas la curiosidad de descubrir nuevos lugares.
  • Una pequeña mochila, una riñonera o un brazalete serán perfectos para guardar los pocos objetos personales que necesites llevar contigo: el móvil, las llaves y una pequeña botella de agua serán más que suficientes.
  • Si es verano, no te olvides de aplicar la crema solar para evitar las quemaduras: de hecho, esto debe hacerse durante todo el año, ajustando el factor de protección de la crema en función de la estación. Por el contrario, en invierno, protégete bien con un gorro, guantes y un calentador de cuello para evitar las enfermedades estacionales.

Caminar para adelgazar: las reglas para no cometer errores

Si has decidido hacer de la caminata un aliado para perder peso y ponerte en forma, estas son las reglas que debes seguir para evitar errores.

  • Camina a paso ligero y a un ritmo constante y continuo.
  • Mantenga un ritmo constante durante toda la caminata.
  • Intenta alcanzar la llamada «zona de resistencia», que se sitúa entre el 60% y el 75% de tu frecuencia cardíaca máxima (número máximo de pulsaciones en 1 minuto). Hacer esto le permite quemar grasa. Si te falta el aire, significa que estás más allá de la zona de resistencia y que es mejor bajar el ritmo. Si, por el contrario, empiezas a sudar poco a poco y sientes tus músculos calientes y activos, el ritmo será perfecto y debes continuar.
  • Para los que nunca han hecho deporte o no están en buena forma, siempre es mejor no «empezar en la cuarta marcha», sino proceder gradualmente: alternar 2 minutos de marcha rápida con 30 segundos a ritmo lento, en este método si eres una persona sedentaria, podrás alcanzar más fácilmente el ritmo que te conviene.
  • Asegúrate de apoyar bien el pie en el suelo, desde el talón hasta la punta: esto es muy importante para evitar cualquier tipo de problema en los músculos, ligamentos y articulaciones.
  • Concéntrate en trabajar los músculos del muslo sin forzar la rodilla. Las piernas no deben estar demasiado rígidas.
  • Lo mismo ocurre con los hombros: intenta mantenerlos suaves y hacia abajo, aflojando la tensión en el cuello y los omóplatos.
  • Dobla los brazos e intenta coordinar su movimiento con el de las piernas.
  • Última regla, pero extremadamente importante: presta atención a tu respiración. Inhale por la nariz y exhale por la boca para evitar que la garganta se reseque rápidamente. Respira controlando el vientre y el diafragma.

También puedes leer: Dieta: 20 alimentos que te ayudan a adelgazar