Salud

Cáncer colorrectal en mujeres: estos son los síntomas a tener en cuenta

El cáncer colorrectal se conoce por ser el segundo más frecuente entre las mujeres después del de mama y actualmente se registran 20.000 nuevos casos al año. Se caracteriza por causar dolor de estómago, sangre en las heces y pérdida de peso.

El cáncer colorrectal se desarrolla a partir de las células que recubren el interior del colon y/o del recto. Este aparece en la mucosa colónica (membrana mucosa del colon) donde se forman pólipos que comienzan siendo benignos, pero pueden convertirse en cancerígenos tiempos después. Cada año se diagnostican al menos unos 43.000 nuevos casos de cáncer colorrectales en España y de estos nuevos casos cerca de 20.000 son mujeres. Los estudios demuestran que el 90% de los cánceres colorrectales se diagnostican después de los 50 años.

¿Cuáles son los factores de riesgo con relación a la edad?

El cáncer colorrectal es una enfermedad característica de la tercera edad, de hecho, a nivel mundial la edad media son los 50 años tanto en las mujeres como en los hombres. Actualmente se han definido tres niveles de riesgo:

Las personas mayores de 50 años entran en una probabilidad media. Aquellos que padecen enfermedades inflamatorias del tracto digestivo como la enfermedad de Crohn o la rectocolitis hemorrágica, también personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal y las personas fumadoras tienen un riesgo elevado.

Las personas que padecen enfermedades genéticas como síndrome de Lynch o poliposis adenomatosa familiar tienen un riesgo muy elevado de presentar cáncer colorrectal.

Veamos 5 síntomas que debemos tener en cuenta para detectar la presencia del cáncer.

El cáncer colorrectal tiene un desarrollo lento y casi asintomático, los síntomas son poco específicos y solo se notan cuando la enfermedad ya se encuentra desarrollada. Sin embargo, los síntomas que pueden hacerte pensar en el cáncer colorrectal son:

Sangre en las heces

Al principio de su evolución, los pólipos solo son crecimientos a nivel de la mucosa digestiva que no presentan ningún síntoma. Solo con el paso de los años el pólipo se degenera y se convierte en un adenoma canceroso que debilita la mucosa donde creció, esto daña el revestimiento del tracto digestivo, haciendo que sangre cuando entra en contacto con los alimentos.

La presencia de sangre en las heces es uno de los principales síntomas que requieren de la atención de un médico, especialmente en el caso de las mujeres que deben estar especialmente atentas, ya que cuando llegan a los 50 años no tienen más períodos menstruales, pero si hemorragias posmenopáusicas, lo que puede retrasar el diagnóstico.

Dolor abdominal.

El dolor abdominal se relaciona con la inflamación de la mucosa digestiva debilitada y sensible, esto hace que el tránsito se vea modificado causando hinchazón y calambres abdominales. El dolor abdominal es una señal de alarma para muchas enfermedades en todo el abdomen. Sin embargo, un dolor abdominal crónico sin razón aparente es motivo para consultar al médico. Recuerda que solo las pruebas clínicas, los síntomas asociados y los exámenes complementarios permitirán un diagnóstico temprano que pueda ser tratado sin medicamentos invasivos.

Pérdida repentina de peso.

La aparición de pólipos puede acelerar el tránsito intestinal y aumentar los casos de diarrea aguda, esta se caracteriza por la presencia abundante de heces acuosas, lo que provoca la pérdida de peso. Cabe resaltar que este síntoma no es único del cáncer colorrectal, pero sin duda es señal de problemas digestivos que requieren de la atención de un médico si la pérdida de peso es significativa.

Fatiga persistente.

Una fatiga frecuente e importante que no desaparece con el reposo puede ser un síntoma del desarrollo de cáncer colorrectal. Este síntoma se relaciona con este tipo de cáncer porque afecta a toda la salud del organismo al punto de afectar las horas de descanso.

¿Cuándo es momento de preocuparse?

Si ya presentas uno o varios de estos síntomas, lo primero es ir con un médico lo más pronto posible y realizar un cribado regular del cáncer colorrectal después de los 50 años, una prueba inmunológica que busca la presencia de sangre en las heces. Los resultados se entregan después de quince días y los revisa el médico encargado. No olvidemos que el diagnóstico temprano es la clave para tratar estas enfermedades sin fallar en el intento.

Publicaciones relacionadas