Salud

Cáncer de mama: cuidado con los embutidos y las carnes procesadas

El cáncer es una de las enfermedades más agresivas que puede padecer el ser humano. Se caracteriza por atacar al organismo de una manera tan fuerte que, si es detectado en un estado muy avanzado, las probabilidades de poder sobrevivir son prácticamente nulas. Generalmente, los factores que influyen en la probabilidad de desarrollar cáncer son hereditarios, pero se ha descubierto que malas conductas como una dieta poco balanceada puede aumentar el riesgo de adquirirlo.

Octubre es muy reconocido como el mes de la prevención del cáncer de mama. Durante 30 días las revisiones se consiguen con mucha facilidad y se resalta la importancia de someterse a ellas, además de la importancia de mantener un estilo de vida sano y equilibrado. Hoy veremos algunos consejos útiles teniendo en cuenta los estudios más recientes. Comencemos:

El consumo de salami y los productos embutidos pueden aumentar la probabilidad de padecer cáncer de seno.

Esta hipótesis no se trata de algo nuevo, pero los estudios más recientes siguen confirmando una relación entre este tipo de alimentos y el desarrollo del cáncer de mama. Las confirmaciones son cada vez más insistentes. En estados unidos se analizaron los datos de los textos registrados por la Escuela de Salud Pública de Harvard TH Chan, datos que se suman a la larga lista de pruebas que aseguran las consecuencias cancerígenas de los alimentos procesados.

El estudio se encuentra disponible al público en el International Journal of Cancer: los resultados señalan que el consumo de carne procesada aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama. Esto proviene del procesamiento al que se someten los diferentes alimentos: el ahumado, la adición de sal y conservantes con el fin de prolongar la vida de los productos o cambiar su sabor tiene efectos muy perjudiciales para la salud y la dieta. Los datos entregados por la Asociación Italiana de Oncología Médica (Aiom) muestran que alrededor del 23% de las pacientes positivas para cáncer de mama se pueden prevenir reduciendo el consumo de comida rápida, el consumo excesivo de alcohol, el consumo de tabaco y los conocidos como “alimentos de riesgo”.

Pero ¿Qué alimentos se deben evitar?

Teniendo en cuenta toda la información anterior, aquellas mujeres que consumen regularmente salami, salchichas, jamón, carne seca y el resto de los productos enlatados y procesados, están arriesgando  su salud. Obviamente, los encargados de las investigaciones no pretenden generar pánico innecesario, más bien tratan de encontrar alternativas que le permitan a la sociedad tomar conciencia sobre el autocuidado, la buena dieta y que la gente incorpore el ejercicio a su lista de hábitos.

El riesgo para todas las mujeres que consumen carnes procesadas ciertamente aún necesita seguir siendo estudiado, ya que no se termina de determinar qué tan alta es su influencia, pero la autora principal de uno de los estudios, la Dra. Maryam Farvid, resalta la importancia de reducir drásticamente el consumo de este tipo de productos a una o dos veces por semana.

Está claro que no hace falta eliminarlos por completo, pero si la OMS decidió incluir a los alimentos procesados en su lista negra de alimentos cancerígenos en el censo presentado en el año 2015, sus motivos tienen.

Ten en cuenta la importancia de una dieta rica en cereales integrales, verduras, frutas y leguminosas como los frijoles y las lentejas, además, consume cinco o más porciones de frutas y vegetales cada día y limita tu consumo de comida rápida o alimentos procesados con alto contenido de grasas, almidones o azúcar.

Publicaciones relacionadas