Salud

Cáncer de mama: Esta nueva técnica reduce los efectos secundarios de la quimioterapia

Un grupo de investigadores abre el camino al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas para el tratamiento del cáncer de mama.

Esta técnica fue descubierta por un equipo de investigadores internacionales y abre el camino para el desarrollo de nuevas formas para tratar el cáncer de mama que sean menos destructivas. Esta estrategia se basa en la modulación del nivel de una familia de proteínas en particular llamadas “DSS1”, la cual ha sido útil para que las células cancerígenas se vuelven más sensibles a los medicamentos antitumorales.

Algunas investigaciones han explicado la importancia que tienen algunos genes y el papel que juegan en el cáncer de mama, estos han hecho entender correctamente dicha enfermedad y los componentes importantes en el progreso de este tipo de tumor. Por otro lado, un nuevo estudio ha examinado detalladamente un complejo proteico, el TRanscription-EXport-2 (TREX-2), el cual se encuentra formado por varias proteínas, entre ellas las DSS1, cuya sobreexpresión ha demostrado estar ligada con la progresión de la neoplasia en mujeres con cáncer de mama relacionado con anomalías en los genes oncosupresores BRCA2. Este descubrimiento, en el que participan científicos de Japón y Estados Unidos, llevó a evaluar cómo la modulación de esta proteína podría hacer que las células del cáncer de mama fueran más sensibles a la quimioterapia.

Esta investigación fue publicada detalladamente en la revista Laboratory Investigation, en ella se halló una nueva forma de tratar este cáncer a la cual se le llamó depleción y, en este estudio, realizado con el fin de reducir los niveles de DSS1, hacía que las células cancerígenas de la mama fueran más susceptibles a 2 medicamentos anticancerígenos que se utilizan en la terapia estándar, la doxorrubicina (DXT) y la pentostatina (PTX), sin importar las mutaciones del BRCA2. Por el contrario, un alto nivel de DSS1 hizo que las células de cáncer de mama fueran resistentes a estos dos agentes terapéuticos.

Según los expertos, estos resultados comprobaron la efectividad de esta técnica a través de un análisis in vitro en líneas celulares de cáncer de mama. Esto supone un avance en la búsqueda de alternativas para el tratamiento del cáncer de mama, contribuyendo con el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas para modular el DSS1, el cual podría ayudar con el progreso de nuevos enfoques quimioterapéuticos más eficientes y con menos efectos secundarios.

De acuerdo con Kazuhiko Kuwahara, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salud Fujita en Toyoake y uno de los autores del estudio: “Las fuertes reacciones adversas de las terapias contra el cáncer agravan el sufrimiento de los pacientes y complican las modalidades de tratamiento. Nuestra investigación señala que la reducción de los niveles de las proteínas DSS1 de las células con cáncer de mama pueden hacer que estas sean más sensibles a la quimioterapia, haciéndolas más susceptibles a dosis más bajas de medicamentos, lo que significa que la probabilidad de que se generen efectos secundarios provocados por los tratamientos sean menores”.