Salud

Cáncer de mama: un nuevo tipo de tratamiento aumenta la tasa de supervivencia

Un nuevo tipo de tratamiento mejora considerablemente la tasa de supervivencia de las mujeres menores de 60 años con el tipo más común de cáncer de mama, dijeron investigadores en Chicago que presentaron los resultados de un ensayo clínico internacional.

Esta investigación muestra que agregar un inhibidor del ciclo celular, ribociclib, al tratamiento aumenta la tasa de supervivencia al 70% después de tres años y medio.

La tasa de mortalidad entre los pacientes que recibieron este tratamiento fue un 29% inferior a la de los que recibieron un placebo, según los resultados presentados en la conferencia anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) que reúne este fin de semana a especialistas internacionales en cáncer.

El estudio se centró en pacientes con cáncer de mama dependiente de hormonas, que representa dos tercios de todos los casos de cáncer de mama en mujeres antes de la menopausia, explicó a la AFP a la autora principal de este trabajo, Sara Hurvitz.

Estos pacientes suelen recibir tratamientos para bloquear la producción de estrógeno.

«En realidad se puede obtener una mejor respuesta (…), o mejor matar el cáncer, agregando uno de estos inhibidores del ciclo celular» además de la terapia hormonal, agregó.

Este tratamiento es menos tóxico que la quimioterapia tradicional porque se dirige específicamente a las células cancerosas, evitando que se multipliquen.

El ensayo clínico se basa en más de 670 casos, sólo para las mujeres menores de 59 años que estaban en una etapa avanzada de cáncer, etapa 4, y que no habían recibido previamente tratamiento anti-hormonal.

«Se trata de pacientes que suelen recibir su diagnóstico en una etapa más avanzada de su enfermedad, ya que no tenemos excelentes protocolos de detección en las mujeres más jóvenes«, dijo Hurvitz.

Según Harold Burstein, un oncólogo que no participó en esta investigación, este es realmente, un «estudio importante», ya que demuestra que la regulación del ciclo celular, a través de las quinasas dependientes de ciclina (CDK), «produce una mejora notable» en la tasa de supervivencia.

Harold Burstein trabaja en el American Dana-Farber Cancer Institute en Boston.

El ensayo clínico fue financiado en parte por el grupo farmacéutico Novartis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.