Salud

Cáncer de ojo y los problemas para diagnosticarlo

Es un tipo de cáncer poco conocido y suele diagnosticarse muy tarde, cuando ya no es posible tratarlo debidamente. El Instituto Curie en Francia se ha encargado de alertar sobre los riesgos de esta enfermedad que puede provocar trastornos o pérdida total de la vista.

Cada año se registran en España alrededor de 500 y 600 personas que se ven afectadas por el desarrollo del cáncer de ojo, y más concretamente por el melanoma uveal, el cual es su presentación más común. Esta es una enfermedad que se presenta principalmente en personas entre los 50 y los 70 años, y suele afectar con mayor frecuencia a aquellos con ojos claros o tonalidades azules o verdes.

Al ser un tipo de enfermedad rara y poco conocida, el cáncer de ojo puede tener graves consecuencias en los pacientes, ya que se caracteriza por problemas de visión y causar la metástasis con mucha rapidez en órganos como el hígado. De hecho, esto ha sido visto en un 30 a 50% de los casos.

Cáncer de ojo y los problemas para diagnosticarlo.

El cáncer de ojo en la mayoría de los casos ha sido diagnosticado muy tarde. Este retraso es causado a la poca información científica disponible para responder ante los síntomas, pero también debido al hecho de que el tumor se desarrolla en silencio, mientras que los síntomas aparecen mucho después de su formación. Estos dos factores conducen a un retraso en el diagnóstico y en el tratamiento, lo que reduce las posibilidades de preservar la visión y la probabilidad de supervivencia.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de ojo?

Para poder diagnosticar oportunamente el cáncer de ojo, es esencial conocer los síntomas que se han encontrado hasta la fecha y que se relacionan con esta enfermedad generalmente causada por un desprendimiento parcial de la retina. El Instituto Curie, centro nacional de referencia para el tratamiento del melanoma uveal, ha hablado sobre cuáles son los principales síntomas a tener en cuenta:

  1. la presencia de una lesión pigmentaria benigna.
  2. Aparición de un nevus.
  3. Disminución de la agudeza visual.
  4. Aparición de una mancha en el campo visual llamada escotoma.
  5. Destellos de luz repetidos en la misma zona del ojo.

El diagnóstico del melanoma uveal suele hacerse después de haber pasado por un examen del fondo del ojo. Este examen oftalmológico tiene el objetivo de analizar la parte anterior del cristalino y la retina.

Cáncer de ojo: ¿Qué opciones de tratamiento hay disponible?

El cáncer de ojo suele ser tratado por medio de una terapia llamada “terapia de protones”. Como su nombre lo indica, es una forma muy precisa de radioterapia que hace uso de haces de protones. Aun así, el protocolo de tratamiento puede variar según la edad del paciente, el tamaño del tumor y su localización en el ojo.

Otra opción es la “braquiterapia”. Esta se puede emplear para tratar el cáncer de ojo si se manifiesta en forma de pequeños tumores ubicados en la parte posterior del ojo. En este tipo de tratamiento se colocan elementos radiactivos dentro o en contacto con el tumor para poder eliminarlo. Sin embargo, en algunos pacientes cuando el tumor es demasiado grande o ha reaparecido, se recomienda mejor la extirpación por medios quirúrgicos, un proceso llamado “enucleación”.

Publicaciones relacionadas