Cepillo de dientes: ¿eléctrico o manual?

A menudo nos preguntamos si vale la pena invertir en un cepillo de dientes eléctrico y si esto garantiza resultados más evidentes y efectivos para nuestra higiene bucal que un cepillo de dientes manual. Pero, ¿cuáles son las verdaderas diferencias entre estos dos dispositivos?

En esta sección se enumeran y explican las diferencias entre el cepillo eléctrico y el cepillo manual de hoy, para dar una idea clara de las ventajas y desventajas de cada uno de ellos, del tipo de limpieza que llevan a cabo y de los usuarios para los que uno es más adecuado que el otro.

El cepillo de dientes eléctrico

El cepillo de dientes eléctrico es una herramienta de cuidado bucal que funciona con baterías (generalmente recargable, pero algunos modelos funcionan con pilas) y que consta de tres elementos: una base de carga (que puede ser más o menos pequeña), un mango (donde se encuentran los botones de operación) y cabezales, que son desmontables e intercambiables. En la siguiente imagen podemos ver la estructura de un cepillo de dientes eléctrico que se caracteriza por tener una pequeña base de carga que ahorra espacio y un cabezal que puede ser removido y reemplazado.

El cabezal del cepillo eléctrico puede realizar diferentes tipos de movimientos, como la oscilación, la pulsación o la rotación, que algunos cepillos realizan conjuntamente y otros no, pero que son en todo caso el elemento diferenciador de este producto con respecto al cepillo ordinario, ya que estos movimientos son capaces de ofrecer una limpieza intensa y precisa de la cavidad bucal.

En los siguientes párrafos destacamos algunas de las ventajas y desventajas de usar un cepillo de dientes eléctrico regularmente.

Ventajas

  • Fácil de usar: gracias a algunas funciones como, por ejemplo, la presencia de un temporizador que indica al usuario el momento adecuado para dedicar a cada parte de los arcos dentales para realizar un cepillado uniforme en toda la boca, el uso del cepillo eléctrico es realmente sencillo.
  • Limpieza eficaz: gracias a la mayor potencia y velocidad de movimiento de las cerdas, el cepillo eléctrico realiza una acción más profunda que el cepillo convencional.
  • Versátil: Hay diferentes tipos de cabezales para elegir y la variedad en el mercado es realmente amplia. Además, la versatilidad del cepillo eléctrico también viene dada por la presencia de diferentes programas dedicados a tipos específicos de limpieza, por lo que el cepillo eléctrico es una herramienta que puede responder a las más diversas necesidades de higiene bucal.
  • Ideal para los niños: pero también para los ancianos, o más en general para todos aquellos que pueden tener más dificultades para manipular correctamente el cepillo manual y realizar una limpieza que sea realmente útil.
  • Más precisión: tanto el espacio interdental como el espacio entre la encía y los dientes se limpian con las cerdas del cepillo eléctrico, que son más fáciles de introducir en los rincones más estrechos y de difícil acceso.

Desventajas

  • No recomendado para viajes: especialmente para viajes pequeños, el cepillo eléctrico es menos práctico de llevar que el manual.
  • Precio más alto: en comparación con un cepillo de dientes manual, el cepillo de dientes eléctrico es en realidad mucho más caro, aunque ofrece la ventaja de ser una herramienta duradera y eficaz.

El cepillo de dientes manual

No hay necesidad de una gran introducción al cepillo de dientes manual, ya que todos lo hemos estado usando para cuidar nuestra higiene bucal durante al menos un período de nuestras vidas. Usted no tiene que demonizar un cepillo manual, porque si se usa correctamente y se toma el tiempo para usarlo correctamente, puede ser una herramienta útil y efectiva para la limpieza completa de sus dientes.

El problema surge, sin embargo, en su uso correcto, ya que no siempre es fácil moverlo correctamente en todas las porciones de las arcadas dentales, no sólo para los niños sino también para los adultos que, entre otras cosas, a menudo se cepillan los dientes durante menos de los dos minutos recomendados por los dentistas.

Ahora veamos las ventajas y desventajas del cepillo de dientes manual.

Ventajas

  • Conveniente para viajar: dado su pequeño tamaño, su ligereza y su independencia de la presencia de una toma de corriente, el cepillo manual puede ser utilizado en cualquier momento y en cualquier país, dejándose llevar con gran facilidad, de hecho, el cepillo eléctrico requiere un espacio más grande.
  • Bajo precio: este tipo de cepillo de dientes es sin duda el más barato actualmente en el mercado.
  • No consume energía: no necesita pilas ni conexión al tomacorriente.

Desventajas

  • Es poco versátil: mientras que con el cepillo eléctrico es posible responder a diferentes requerimientos de higiene bucal con el mismo instrumento (cambiando los cabezales o el programa de limpieza a utilizar), si se utiliza un cepillo manual no se tiene esta posibilidad.
  • Requiere más «esfuerzo»: de hecho, el usuario tendrá que dedicar más esfuerzo a las operaciones de limpieza, guiando correctamente las cerdas contra la superficie del diente en particular, para llegar a los espacios más difíciles dentro de la cavidad bucal. Además, debe tener en cuenta el tiempo que ha transcurrido y recordar cepillarse los dientes durante al menos dos minutos.

¿Cuál elegir?

La elección entre un cepillo de dientes eléctrico y un cepillo de dientes manual está ciertamente ligada a las necesidades personales, tanto en términos de higiene bucal como de uso y presupuesto. Seguramente un aparato eléctrico ofrece la ventaja de una limpieza más sencilla y práctica, así como más precisa, especialmente para todos aquellos usuarios con pocas habilidades manuales (piense especialmente en los niños que necesitan aprender a cepillarse correctamente), o para aquellos que tienden a acumular placa y sarro.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El cepillo de dientes eléctrico, de hecho, puede «romper» más eficazmente y luego remover esa capa de placa que inevitablemente se crea en los dientes y que incluso el cepillo de dientes manual puede remover, pero sólo si se usa correctamente y en el momento adecuado, lo que sin duda requiere un mayor esfuerzo en comparación con un modelo eléctrico.

Le sugerimos que considere comprar un cepillo de dientes eléctrico, especialmente si necesita blanquear sus dientes porque fuma o bebe café, si tiene encías y dientes sensibles, o si usa un aparato de ortodoncia.

En nuestra opinión, la opción ideal sería elegir un cepillo eléctrico para el cepillado diario y doméstico, mientras que el cepillo manual es muy adecuado como modelo para llevar a la oficina, a la carretera o cuando no se duerme en casa.

 

También puedes leer: ¿Tengo que cambiar mi cepillo de dientes después de estar enfermo?