Salud

Cervicalgia: ¿Por qué se produce el dolor de cuello y como tratarlo?

Para tratar estos síntomas la medicina física se ocupa de tratar aquellas afecciones que requieren rehabilitación pero sin la necesidad de tener que recurrir a una cirugía

A día de hoy la medicina física y de rehabilitación se ha ocupado de tratar diversas patologías que requieren rehabilitación pero sin la necesidad de poner en marcha una cirugía. Por ejemplo, en el caso de padecer una hernia, protrusión o cervicalgia que no es tan complicada y no necesita ser operada, este sistema es perfecto.

La doctora Lara Castagnetti, osteópata encargada de Humanitas, entrevistada por Radio Número Uno explica: «Por cervicalgia nos referimos a un dolor de nivel cervical, es decir, ubicado en el cuello, que puede trasladarse hacia los músculos trapecios de los hombros y, en casos más graves, a lo largo de los brazos».

¿Cuáles son las causas de la cervicalgia?

La especialista continúa explicando: «La cervicalgia se desarrolla debido a una tensión mecánica exagerada e incorrecta en la zona afectada, la cual se dirige a nivel de las estructuras de la columna cervical, es decir, las vértebras, los discos intervertebrales, los ligamentos y los músculos en general. Se trata de un estrés que puede producirse de forma brusca y repentina, por ejemplo, tras un latigazo cervical después de sufrir un accidente de coche o en cualquier otro vehículo, o puede deberse a un traumatismo menos intenso, pero prolongado, como lo que sucede cuando se duerme en una postura incorrecta».

¿Este tipo de complicaciones podría ocultar complicaciones más graves?

Lo primero a tener en cuenta es que se debe mantener la calma, porque el estrés emocional también puede contribuir a que la sensación de dolor empeore. En este sentido lo que se puede intentar es mover el cuello de forma natural y hacer pequeños estiramientos de los músculos de la zona. En caso de que el dolor sea persistente, la mejor opción es consultar a un médico. De hecho, el dolor causado por la cervicalgia puede incluso llegar a ser simplemente de naturaleza muscular o ser la manifestación de un problema más grave, como un disco intervertebral afectado.

¿Cuáles son los síntomas del dolor cervical?

Los síntomas más habituales relacionados con esta complicación son:

  1. Dolor en la zona del cuello.
  2. Dificultad para movilizarlo.
  3. Cefaleas.
  4. Mareos.
  5. Rigidez.

Por lo tanto, lo más preocupante en este sentido no son los episodios agudos, que se resuelve en un periodo mínimo de dos o tres días, sino la posibilidad de una obstrucción cervical que aumenta de efectos secundarios con el paso del tiempo. “Los pacientes afectados al principio sufren solo un par de episodios de cervicalgia al año, pero luego ven cómo estos aumentan progresivamente, por ejemplo a un episodio al mes y posteriormente a un episodio cada quince días, así que es importante plantearse la posibilidad de que haya un problema distinto que debe ser investigado y ponerse en manos de un especialista para que realice los estudios necesarios”, concluye el Dr. Castagnetti.

Por último, para diagnosticar el dolor cervical con ayuda de un experto se debe realizar una historia clínica completa de la sintomatología cervical, así que se debe poner en marcha una exploración clínica que incluya valoración de la postura, movilidad cervical y evaluación de zonas dolorosas, así como evaluación de la función de los nervios y los músculos en brazos y piernas.

Para este proceso se usan radiografías simples las cuales muestran las vértebras cervicales y permiten realizar un diagnóstico, ya que a menudo permiten determinar la causa de dolor cervical y así poder recetar un tratamiento adecuado. Además, si el cuadro clínico requiere una valoración más detallada, se pueden poner en marcha un estudio de la conducción nerviosa mediante varias agujas muy finas que captan los potenciales daños nerviosos y los transmiten a una pantalla con el fin de determinar la mejor ruta de tratamiento.

Síguenos en Google Noticias