Champú sólido: qué es y cómo se utiliza

A diferencia del champú líquido, el champú sólido es mucho más económico, muy efectivo y fácil de usar. Es una opción cada vez más utilizada por los que prefieren una forma más natural y ecológica para lavarse el cabello.

Pero ¿Qué es el champú sólido?

Este champú de consistencia sólida tiene la misma forma de una barra de jabón redonda o rectangular, pero debe quedar claro que no es un jabón. Es un producto hecho específicamente para el cabello, elaborado sin agua y con un pH adecuado. Contiene sustancias limpiadoras e ingredientes activos para el cuidado y la belleza del cabello, además de fragancias y tintes.

Entre sus características encontramos que es un producto “desnudo”, lo que significa que no tiene empaque, por lo que después de utilizarlo debes colocarlo en una jabonera lejos de la humedad, ya que podría derretirse poco a poco. Algunas marcas de estos champús suelen vender un recipiente pequeño para guardarlo una vez que se empiece a usar.

Es un producto muy práctico y cómodo para transportar, ya que no existe riesgo de que se derrame y se desperdicie.

¿Cómo debemos utilizarlo?

La mejor forma de utilizarlo es frotándolo directamente sobre el cabello hasta crear una espuma. Aquellas personas que tienen un cuero cabelludo muy sensible, lo más recomendado es crear la espuma con las manos, para así evitar alguna irritación al frotar el champú en la piel del cabello. Luego se debe quitar todo el producto con abundante agua para evitar que queden residuos del champú en el cabello.

¿Cuál es el tipo de champú indicado para cada tipo de cabello?

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Son muchos los tipos de champús sólidos adecuados para cada tipo de cabello que existen. Normalmente estos productos se fabrican con materias primas naturales y totalmente libres de silicona.

Cada tipo de champú sólido está compuesto por distintos ingredientes para los diferentes tipos de cabello. Podemos encontrar los que están hechos de aceites naturales o aceites esenciales para cada necesidad específica.

Si se tiene un cabello seco y deshidratado, necesitará un champú que contenga ingredientes nutritivos como miel, aceite o aguacate, ya que este tipo de componentes le permitirán dar al cabello volumen, proporcionándole suavidad y brillo.

Para las personas con cabello graso, los ideales son los que contengan ingredientes ligeros y reequilibrantes como los aceites de romero y lavanda.

Los que tengan piel delicada o problemas de caspa, deben utilizar champú con propiedades calmantes como el aceite esencial de enebro y el de lavanda.

Aquellas personas con cabello encrespado o con el cuero cabelludo irritado, pueden tener ciertas dificultades para hallar el producto ideal para ellos. Lo aconsejable es que se asesore primero para así encontrar el champú perfecto para su tipo de cabello.