China encuentra rastros de coronavirus en carne congelada de origen importada

Un problema más en China. Se han detectado rastros de coronavirus en carne congelada de vacuno y de cerdo. El Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades confirmó la existencia de la posibilidad de contagio por entrar en contacto con envases contaminados que transportar el alimento y publicó normas de seguridad para aquellos que trabajan en áreas de importación y a lo largo de las cadenas de controles en las aduanas.

Desde el mes de septiembre hasta la fecha, los controles chinos han encontrado restos del Covid-19 en 22 muestras de alimentos congelados y se han realizado aproximadamente 3 millones de pruebas para controlar tanto los alimentos como al personal que se encarga de manejar los productos.

Esta no es la primera vez que se encuentran rastros del virus en alimentos durante el mes de noviembre. Para esta altura ya se han detectado varios casos, solo que no se les ha dado la atención necesaria y suelen quedar olvidados. Este tipo de situaciones se convierten en un problema, especialmente si se busca frenar la propagación del virus nuevamente. Tal ha sido la sorpresa del gobierno chino, que varios congeladores de alimentos se encontraban completamente infectados en diferentes ciudades del país.

Otro aspecto preocupante al analizar la carne es que su procedencia no es la misma. Según los registros, los productos contaminados vienen de países como Brasil, Nueva Zelanda y Bolivia. En lo que respecta a los dos países de América del Sur, no es algo que sorprenda a los investigadores, ya que se trata de países que han sido fuertemente golpeados por la pandemia y que fallaron en la mayoría de las medidas para el control de la propagación del virus. De hecho, el caso de Nueva Zelanda sorprende más, debido a que se considera un país seguro, teniendo en cuenta que hay menos de cien casos registrados en los últimos dos meses.

Coronavirus y su presencia en alimentos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Después de haber hecho este descubrimiento, todas las personas que tuvieron contacto alguno con estos productos importados tuvieron que someterse a la prueba diagnóstica. Alrededor de 7.500 personas se pusieron a prueba y ninguna de ellas dio positivo en el testeo.

El gobierno chino ya se encuentra acostumbrado a poner en marcha este tipo de pruebas. Por ejemplo, la semana pasada se interceptaron camarones que contenían rastros del virus, estos provenían de Arabia Saudita, también otros lotes de carne de vacuno provenientes de Brasil y Argentina, todos dirigidos a diferentes sitios del país.

Según el informe de la Organización Mundial de la Salud, el riesgo de ser infectado por consumir esta carne congelada es muy bajo, pero no es motivo suficiente para no poner en marcha mecanismos de control que permitan regular el ingreso de productos importados o propios a los supermercados y platillos de la comunidad, además de recalcar a los medios de comunicación la importancia de estas noticias con el fin de que no pasen desapercibidas por la falta de atención de los consumidores.

Teniendo en cuenta este tipo de sucesos, China se está mejorando sus métodos de prevención para el caso de la comida. Desde el 1ero de noviembre, se ha puesto en marcha una plataforma que permite rastrear el origen y las etapas de los alimentos congelados de origen importado. Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del CDC chino dice: «Cada vez se encuentran más pruebas que demuestran que alimentos como mariscos o productos cárnicos congelados han traído el virus a China desde los países que más han sido afectados por la pandemia, aumentando así la probabilidad de contagio en nuestro país». Por otra parte, Jin Dongyan, profesor de biomedicina de la Universidad de Hong Kong, asegura que «los contagios relacionados con la industria de la importación de productos cárnicos han sido mínimos y todavía no han causado brotes a gran escala por lo que no hace falta ser tan meticulosos o hacer tanto escándalo sobre el tema”, el debate sigue activo por parte de los investigadores.