Salud

China reveló que sus vacunas para tratar el Covid-19 no están funcionando como deberían

Gao Fu, el director del Centro Nacional de Control de Enfermedades, habló del tema con una sinceridad muy poco esperada por todos.

El director de la principal agencia sanitaria estatal, el Centro de Control de Enfermedades de China (CCDC), entidad la cual admitió este sábado que las vacunas contra el virus de Covid-19 elaboradas en el país brindan una protección mediocre contra las sintomatologías del virus. Esta una declaración poco usual por parte del régimen chino, ya que muy pocas veces admiten sus errores de forma tan abierta.

Gao Fu, el director del CCDC, afirmó durante una conferencia en la ciudad de Chengdu que las vacunas creadas por las empresas Sinovac y Sinopharm «no tienen un índice de protección muy alto». Wang Huaqing, funcionario de las autoridades sanitarias chinas, amplió en otra conferencia de prensa el domingo que varios productores están intentando crear vacunas nuevas como las fabricadas por las empresas occidentales Pfizer-BioNTech y Moderna, centrándose en el ARN mensajero (ARNm).

La seguridad y la eficacia de las vacunas producidas en Occidente han sido puestas en duda en los últimos meses, principalmente la de Pfizer-BioNTech, que ha mostrado unos niveles muy altos de efectividad en los adultos mayores de 65 años y entre los jóvenes. En diciembre del año 2020, el director Gao, habló sobre los posibles efectos secundarios que podría ocasionar la vacuna que se basa en el ARN mensajero. Los expertos occidentales han reaccionado ante sus declaraciones poniendo en duda estas nuevas vacunas fabricadas en China.

El pasado 30 de diciembre se autorizó la primera vacuna en China, fue una creada por una empresa farmacéutica controlada por el Estado, Sinopharm. Según los pocos datos que conocen, esta vacuna había demostrado un 79% de eficacia. Una cifra bastante alta a comparación de las primeras vacunas aprobadas en Occidente, pero por encima de los estándares requeridos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que pedía una efectividad superior al 50%.

Del mismo modo, existían dudas sobre la eficiencia de la vacuna número dos que había sido autorizada por el país, era la vacuna fabricada por la empresa china Sinovac Biotech la cual llamó “CoronaVac”. Cabe resaltar que, según ensayos clínicos hechos en otros países, se había demostrado que el nivel de efectividad de esta vacuna era de un 50,4%, estadística bastante baja. De hecho, una de las más bajas hasta ahora.

El director Gao habló de la posibilidad de usar distintas vacunas para apresurar el proceso de inmunización. Esta propuesta se está analizando y hablando formalmente en la capital del China, aunque no se han compartido más detalles.

Publicaciones relacionadas