Cocina, recetas y alimentos

5 alimentos que nunca debes cocinar en una freidora de aire

Afortunadamente, otros han cometido estos errores antes que nosotros, así que no tenemos que repetirlos.

La freidora de aire (también conocida como «freidora sin aceite») es una alternativa más sana y no menos deliciosa a la fritura, ya que permite «freír» los alimentos utilizando el calor almacenado en la cámara de cocción, sin añadir mantequilla, aceite u otras grasas. Se trata, por tanto, de un invento que promete revolucionar la vida en la cocina, conduciéndonos naturalmente hacia alimentos y preparaciones más saludables y menos grasas, pero cuidado: no todo lo que normalmente se fríe puede cocinarse en la freidora de aire con el mismo resultado sabroso. Veamos algunos de los alimentos que es mejor no cocinar en este electrodoméstico, si no quieres arriesgarte a tener que tirarlos:

Queso

Se trata de uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial, se puede comer tanto al natural como elaborado. A muchos les encanta freír un poco de queso para que acabe derretido y sea más delicioso, sin embargo, no es buena idea prepararlo dentro de una freidora de aire, ya que se puede pegar en su interior, imposibilitando su limpieza.

Brócoli

Debido a la alta temperatura de la freidora de aire, estas verduras pueden incluso convertirse en polvo si no hay aceite u otro líquido en ellas. Por eso se recomienda añadir una cucharada de agua en el fondo de la cesta, para proporcionar la cantidad adecuada de humedad al ambiente y así salvar el brócoli.

Alimentos secos crudos

Los alimentos secos están prohibidos dentro de las freidoras de aire, ¿Cuál es el motivo? Sencillo, este tipo de freidoras utiliza el aire como método de cocción y, por el contrario, los alimentos secos necesitan abundante agua. En este caso, este aparato no tendrá la capacidad de calentar el agua a cierta temperatura, por lo que le será imposible cocinarlos correctamente.

Asados

Cocinar un asado entero en la freidora de aire puede parecer una idea inteligente, pero no lo es: la pieza de carne es demasiado grande para que se cocine de manera uniforme, por lo que la carne acabará quemada por un lado y cruda por el otro. Lo mismo ocurre si ponemos un pollo entero en la cesta de la freidora. Para que la carne se cocine de forma óptima, debemos poner en la cesta unos cuantos trozos pequeños cada vez, para que el aire caliente circule correctamente y la cocción sea uniforme y no demasiado larga.

Verduras frescas

Hay que tener mucho cuidado con las verduras, ya que se pueden convertir en un verdadero desastre si las sometemos a las altas temperaturas de la freidora de aire. Generalmente, todas las verduras reaccionan de diferente forma con este método de cocción. De hecho, muchas veces estos alimentos terminan siendo muy blandos y poco apetitosos debido a la cocción de aire, ya que tiende a deshidratar mucho a las verduras. Sin embargo, si colocas verduras congeladas, estas conservarán su textura crujiente durante la cocción.

Alimentos rebozados

A no ser que los alimentos estén prefritos y congelados, te recomendamos que evite poner masa (líquida o espesa) en la freidora de aire. Aparte del evidente desorden que creará, la masa no se adaptará tan bien como cuando se sumerge en aceite, lo que significa que la comida no tendrá esa cubierta crujiente. Si quieres añadir algo crujiente a tu comida, pásala por harina, huevo y pan rallado.